Qué no debemos hacer cuando estamos tristes, nerviosos o enfadados
Por muy reflexivos y metódicos que seamos, cuando estamos deprimidos, ansiosos o enfadados todos solemos hacer cosas impulsivas de las que luego nos arrepentimos, cosas que, si nos hubiéramos parado un momento a reflexionar, no las hubiéramos hecho.

Esto se debe a que, en esos momentos, no podemos pensar con claridad, y todos los pensamientos que nos llegan están impregnados por esa emoción que nos invade. Si estamos deprimidos, veremos que nada de lo que hemos intentado hasta ahora ha dado sus frutos, y seguramente lo tiraremos todo por la borda sin pararnos a pensar en ello. Si estamos nerviosos o frustrados, seguramente decidiremos volcar toda nuestra frustración sobre quien la ha provocado, o sobre quien no tiene la culpa… y así podemos incluir todo aquello que hacemos sin pensar.
Seguir leyendo