Cómo actuar ante la indiferencia
La indiferencia duele porque la comunicación es una de las necesidades más importantes del ser humano. Cuando comunicas un mensaje determinado a un amigo, esperas una respuesta. Sin embargo, si ese amigo actúa con indiferencia ante ese mensaje, tu frustración puede ser mayor que si hubiese rechazado una iniciativa concreta. La indiferencia muestra distancia y una aparente ausencia de interés.

Sin embargo, pese a que la indiferencia ajena pueda ser tan incómoda, es muy importante comprender que cuando vives esta situación en alguna de tus relaciones, debes de respetar, aunque te duela, la postura que ha tomado el otro. En cambio, en ocasiones suele pasar lo contrario.
Seguir leyendo

Cómo afrontar la indiferencia ajena
Existen muchas formas de sentir de cerca la indiferencia. Por una parte, en el plano laboral, es posible sentirse insignificante para los demás en la rutina diaria de la oficina. En ese caso, lo importante es que aprendas a valorar tu propio esfuerzo sin quedar a la espera del reconocimiento ajeno. Hazte la vida agradable a ti mismo para no vivir al compás del estrés y la ansiedad.

Felicítate por tus logros e intenta alimentar la motivación cada día. Por otra parte, en el plano del amor, la indiferencia es muy dolorosa, causa sufrimiento y heridas. Sin embargo, lo importante es que descubras que tienes la capacidad de superar ese dolor y que una vez que lo hagas, te darás cuenta de que tal vez, has dado importancia a una persona que no la merece. En esencia, nadie que actúa con gran indiferencia hacia ti merece tanto respeto. Dedica tu tiempo y tu espacio a personas que te aprecian, desean estar contigo, comparten su mundo en tu compañía…
Seguir leyendo