Consejos para tener un espíritu joven
La juventud no emana de la perfección de la piel sino de la brillantez anímica que se refleja en un espíritu vital. Este objetivo es posible incluso, cuando tienes ochenta años. Sencillamente, porque la ilusión es la mejor fuerza para vivir. De este modo, lo ideal es tener sueños en cualquier etapa de la vida. Tener metas que cumplir y razones para seguir viviendo y ser feliz.

Uno de los ingredientes más necesarios a la hora de sentir dicha juventud es el amor. Tener un entorno de relaciones con el que poder compartir el presente. En este sentido, en más de una ocasión, puede que seas tú quien tengas que tomar la iniciativa de amar y dejarte conocer. Por ejemplo, en caso de que seas nuevo en una ciudad tendrás que poner mucho de tu parte para poder adaptarte y conocer gente nueva. Del mismo modo, cuando una persona pierde a un ser querido, debe recomponer su mundo y crear una nueva rutina.
Seguir leyendo

Personas jóvenes que se sienten viejas
La realidad es que la juventud, es decir, el bienestar es interior. Esta es una de las razones por las que puedes conocer en tu vida a personas que tienen ochenta años y transmiten un magnetismo increíble, una fuerza especial y tienen muchas ilusiones. Sin embargo, en el lado opuesto de la balanza, también existen personas jóvenes que viven sin un sentido concreto, que están atrapadas en el miedo y que están tan cansadas que por dentro se sienten viejas.

En una sociedad marcada por unos roles muy exigentes a nivel estético, en la que muchas personas viven esclavas del propio cuerpo, del gimnasio y de los productos de belleza, nadie nos dice que no existe maquillaje para el alma. Es decir, que al final, no existen trucos mágicos para mejorar la presencia anímica ya que es uno mismo el que a través de su actitud debe aprender a vivir en base a cada edad.
Seguir leyendo