Dibuja la línea de tu vida
Existen ejercicios que son muy positivos para reflexionar sobre el destino y la trayectoria desarrollada a lo largo de los años tanto en el plano personal como en el profesional. Para ello, puedes animarte a dibujar con la misma espontaneidad de un niño pequeño la línea de tu vida sobre un folio en blanco. Se trata de elaborar una carretera, con líneas rectas, subidas y bajadas.

Dichas subidas representan esos momentos de la vida en los que se recuerda haber vivido un muy buen momento, y también, donde sentiste que tu autoestima fue a más. Por el contrario, una cuesta hacia abajo determina una caída, una decepción, un fracaso, una traición, un desamor, en general, cualquier cosa que a ti te hiciera sufrir, y por tanto, también hiciera que tu autoestima fuese a menos.
Seguir leyendo