Cinco tipos de llanto
El llanto es una expresión de un pesar interior, sin embargo, las lágrimas tienen unas connotaciones concretas dependiendo de la causa que las produce. Un tipo de llanto amargo es el que está causado por la soledad que produce angustia y sensación de abandono. Un tipo de dolor ante el que todos somos vulnerables pero que todavía afecta más a los ancianos.

Llorar por la nostalgia del pasado

El paso del tiempo trae consigo distancia temporal respecto de acontecimientos que nos dejaron una huella importante. Desde este punto de vista, hay heridas que pueden volver a reabrirse a través del recuerdo que surge por una evocación presente. El llanto de la nostalgia del pasado pone de manifiesto la brevedad de la vida y las pérdidas que nos acompañan al compás de los años.
Seguir leyendo

Llorar para limpiar las heridas
Al igual que el agua, las lágrimas purifican. Ayudan a limpiar la contaminación emocional que podemos acumular como consecuencia de la tristeza, la decepción, la pena, el dolor, la autocompasión (cualquier sentimiento desagradable que necesita ser expresado). En ocasiones, las personas se imponen a sí mismas el rol de la fortaleza con mensajes del tipo: “No voy a llorar”. Como si el hecho de hacerlo significase no haber abandonado la etapa infantil y seguir siendo débil e indefenso.

Lo cierto es que en la etapa adulta continuamos siendo vulnerables y también existen momentos en los que nos sentimos indefensos. Y además, resulta inevitable que a lo largo de la existencia vivamos situaciones en las que experimentemos la necesidad de desahogarnos porque el dolor forma parte de la vida.
Seguir leyendo

Qué hacer cuando lloras sin una causa concreta
Existe un síntoma evidente que puede mostrar la necesidad de pedir ayuda por parte de una persona que atraviesa un momento de dificultad en su vida. Cuando una persona llora con frecuencia, durante una temporada larga y además, desconoce el motivo concreto de sus lágrimas, entonces, debe pedir ayuda a un psicólogo. Sin embargo, en este tipo de situaciones el primer paso puede ser hablar con el médico de cabecera para que sea él quien oriente al paciente en relación con los pasos que debe seguir.
Seguir leyendo

Ganas de llorar
El llanto es una reacción totalmente natural en el ser humano cuando vive un momento de dolor, sufrimiento, decepción, tristeza… A veces, detrás de las lágrimas también puede haber rabia en tanto que te gustaría que una situación fuese de diferente forma pero no sabes qué hacer para poder cambiarla. Es decir, sientes impotencia y dolor. Pero llorar es muy sano, más allá de que cuando lo hagas te sientas débil, frágil y vulnerable, la realidad es que tu corazón se libera como si lograses soltar ese nudo en el estómago.

Llorar es bueno, necesario y saludable. El problema surge cuando se llora con demasiada frecuencia. Eso es un síntoma de que algo está pasando en el mundo interior de la otra persona. Tal vez, puede sufrir algún tipo de depresión. En cualquier caso, debemos aprender a relacionarnos mejor con las emociones.
Seguir leyendo

Llorar nos ayuda a superar los malos momentos
El llanto es una expresión de sentimiento que siempre ha tendido a evitarse u ocultarse. A los hombres se les ha repetido siempre que los hombres no lloran y no se les ha permitido hacerlo y muchas personas se sienten incómodas cuando alguien llora en público. Sin embargo, aunque llorar no tenga tan buena prensa como reír, es indudable que, desde el punto de vista emocional, es una de las mejores medicinas para el alma.

El llanto es una respuesta natural a una situación en la que hemos sufrido una gran tensión y en un gran estrés o cuando sentimos un gran dolor emocional. Cuando lloramos, el cerebro libera una serie de sustancias como opiáceos, oxitocina y endorfinas que nos sumen en un estado de relajación tanto física como mental, para intentar rebajar el nivel de estrés y eliminar el dolor, actuando como un calmante natural.

Esta es la razón por la que, después de una buena llantina nos sentimos relajados y reconfortados y al sentirnos de este modo es cuando podemos afrontar el sentimiento que ha provocado el llanto y superarlo.
Seguir leyendo