Dificultades para madrugar
El ser humano dependiendo de la costumbre que ha adquirido a lo largo de su vida pero también, dependiendo de su modo de ser, se muestra más o menos receptivo a la hora de madrugar y empezar el día. De hecho, para aquellas personas que están atravesando un momento de dificultad anímica, de depresión o de tristeza, el momento de poner el pie en el suelo para empezar la jornada representa el dolor de un nuevo día que se observa como un sacrificio vital.

Por otra parte, existen personas que disfrutan mucho más acostándose tarde, por ello, prefieren dormir también más por la mañana. Pero está claro que la vida laboral manda y más allá de cuáles sean tus expectativas te puede tocar levantarte temprano por obligaciones laborales de trabajo. En ese caso, tener una motivación para madrugar es esencial.
Seguir leyendo