Tratamiento mentiroso compulsivo
Cuando las mentiras se intercalan en el diálogo frecuente entre dos personas, el muro de la desconfianza no tarda en aparecer ya que aquel que se siente engañado, duda de forma constante de la palabra de quien parece haber hecho de la mentira un hábito. Desde el punto de vista del humor, este tema es tratado en la película Mentiroso Compulsivo. Sin embargo, en la realidad, la mitomanía produce una alteración de la realidad. En ocasiones, el interés que se esconde en esta mentira es querer llamar la atención de los demás con una historia espectacular.

Una de las consecuencias que produce la mentira es que la persona teme ser descubierta, siente pánico ante la idea de quedar en evidencia. Por esta razón, el paso más difícil y el más importante, es que la persona reconozca sus mentiras sin miedo a ser juzgada y pida ayuda profesional.
Seguir leyendo

Cómo actuar cuando una persona te miente
Una mentira resulta muy incómoda para quien descubre el engaño y se siente estafado a nivel emocional. Cuando una persona descubre una mentira no comprende la razón que ha llevado al otro a actuar de esa forma. Por este motivo, el primer paso que debes hacer cuando sepas que alguien te ha mentido es hablar con él para conocer su punto de vista.
Seguir leyendo

Sin mentiras te sentirás mejor
Hay personas que utilizan la mentira como un recurso habitual para salir “airoso” de algunas situaciones. Igualmente hay quienes piensan que las mentiras pueden ser útiles en según qué circunstancias o situaciones. ¿Eres una persona que utiliza la mentira?¿Conoces a alguien que lo haga? ¿Sabrías decir qué es lo que lleva a una persona a mentir? La mentira puede y suele tener consecuencias, casi siempre dolorosas para las demás personas y que siempre, se pueden evitar. Es mejor sentir dolor por una verdad que por una mentira descubierta. ¿O eres de los que piensas que las mentiras evitan el dolor?
Seguir leyendo

Mentirnos a nosotros mismos
Todos tenemos cosas que, en mayor o menor medida no nos gustan de nosotros mismos. Puede que sea el simple hecho de llegar tarde o que no sabemos controlar nuestra agresividad, pero cuando aparecen estos comportamientos nos sentimos mal y deseamos no ser así.

En este punto podemos decidir cambiar e ir mejorando estos aspectos poco a poco pero, si por cualquier razón no somos capaces aún de hacerlo, nuestra mente va a poner en marcha una serie de mecanismos que nos van a permitir convivir con esa parte de nosotros mismos que no nos gusta hasta que podamos cambiarla.
Seguir leyendo

Mentiras infantiles
Es muy normal que los niños, sobre todo cuando llegan a la edad de tres años, que es cuando comienzan a dominar el lenguaje, empiecen a decir mentiras. Hasta los cinco años, el niño no es capaz de distinguir bien entre realidad y fantasía, por lo que en muchos casos lo que los adultos ven como mentiras para el niño no son tales.

El problema es cuando la mentira se convierte en costumbre en el niño pasada la edad de cinco años. Si este es el caso, lo normal es que detrás de esta actitud se esconda un problema de inseguridad o falta de autoestima que es necesario determinar y tratar para atajarlo a tiempo.
Seguir leyendo

Trucos para detectar mentiras
Todos hemos mentido alguna vez, muchas han sido piadosas y sin maldad, pero otras más graves para ocultar cosas que no queremos que se sepan. Sin embargo, decir mentiras no es la mejor estrategia, primero porque estamos negando la verdad, nuestra realidad, y segundo porque es posible detectar que estamos mintiendo. Te damos unos trucos para descubrir las mentiras.

Lo fundamental es mantenerte alerta a las contradicciones y conductas que no sean normales. Trata de pesquisar detectar si sus emociones no se corresponden con el curso general de su discurso, como así también a las irregularidades de su conducta o contradicciones. Para ello analiza el discurso: busca indicios de expresiones falsas. Empieza por buscar indicios de expresiones que te provoquen sospechas, como aquellas que se contradigan en detalles específicos, que posean un contenido incoherente o que presenten interrupciones constantes.
Seguir leyendo

¿Por qué mentimos?
Cuando somos pequeños nuestros padres insisten en que mentir no está bien y que debemos decir la verdad, y la sinceridad se considera como un valor esencial de cara a las relaciones sociales. Pero, aún así, la realidad es que todos, en mayor o menor medida, mentimos. ¿Qué es lo que nos lleva a ese comportamiento?

En primer lugar el hecho de que es casi imposible vivir sin mentir. La mentira muchas veces es necesaria tanto para desenvolvernos en sociedad como en las relaciones de pareja o familiares, aunque en este caso se trata siempre de la mentir piadosa, que es la que decimos para evitarle un disgusto a alguien o para complacerle.
Seguir leyendo

Gestos que nos traicionan cuando mentimos
En principio mentir no resulta especialmente difícil. Aparentemente sólo es necesario transmitirle al otro un mensaje que difiera de la realidad. Sin embargo, mentir no es realmente tan sencillo, ya que cuando nos comunicamos con los demás, utilizamos tanto el lenguaje verbal como el no verbal, es decir, el lenguaje de nuestro cuerpo, que no podemos controlar. Aunque nuestra mente sea capaz de contar mentiras, nuestro cuerpo no es capaz de hacerlo. Por ello, recuerda que la próxima vez que mientas, pueden existir una serie de gestos que te delaten.

– La persona que miente suele hacer pausas o tardar en responder a una pregunta y, cuando lo hacen, utilizan respuestas cortas. Esto se debe a que necesitan tiempo para elaborar una mentira, más tiempo del que necesita alguien para recordar una respuesta aunque esté muy nervioso.

– Debemos prestar atención al movimiento de los ojos, un gesto automático que siempre acompaña al pensamiento. Cuando recordamos, tendemos a mirar hacia arriba a la izquierda. Sin embargo, cuando creamos una nueva respuesta miramos hacia arriba a la derecha o hacia abajo a la derecha.
Seguir leyendo