Miedo al compromiso
Todos conocemos a personas que enlazan una relación de pareja tras otra. Se emparejan y, tras unos pocos meses, rompen dicha relación justificando las rupturas tanto en los defectos de la otra persona como en el gran nivel de exigencias que ellos exigen a quien quieren que sea su pareja. Lo que les lleva a ello no es el deseo de hacer daño ni un nivel de crueldad mental, sino el miedo al compromiso.

Quienes sufren este miedo suelen ser personas inseguras que sienten miedo a los cambios que implica vivir en pareja tienen la creencia de que, a partir de ese momento no pueden cometer ningún error.

También suelen caracterizarse por necesitar tenerlo todo bajo control, y ese control se esfuma de sus manos cuando es otra persona la que también interviene en su vida. En ese momento, asustados ante el cambio, comienzan a poner peros a su pareja, a ver defectos que en sí no supondrían un verdadero obstáculo para la pareja pero que le sirven como mecanismo de defensa para no tener que hacer frente a su miedo a implicarse emocionalmente con otra persona.

Aunque este miedo suele asociarse con los hombres, se da tanto en hombres como con mujeres.
Seguir leyendo