Dejar atrás el miedo al rechazo
Los seres humanos somos seres sociales, es decir, que hemos nacido para vivir en sociedad y en compañía de los otros. Gran parte de nuestra identidad viene dada por la pertenencia a un determinado grupo, ya sea familiar, de amigos, de trabajo, etc. Sin las relaciones sociales, llevar una vida normal sería prácticamente imposible.

Pero esa misma necesidad de vivir en sociedad y de ser aceptado por un grupo lleva aparejado un miedo que es común a gran parte de los seres humanos y que, en muchos casos, los mantiene aislados, lejos del grupo o de las personas con quien o quienes les gustaría mantener contacto. Se trata del miedo a ser rechazados, a que no nos dejen formar parte del grupo al que nos gustaría pertenecer.
Seguir leyendo