Mutismo selectivo, cuando la ansiedad nos bloquea
A todos nos ha ocurrido que, en determinadas situaciones, no sabemos que decir. La emoción o los nervios hacen que las palabras no acudan a nuestra boca y nos quedemos callados durante unos instantes, hasta que por fin rompemos ese bloqueo y podemos comenzar a hablar. Sin embargo, existen personas a las que esto les ocurre en todo momento en el que tienen que relacionarse con los demás y, ante estas situaciones, permanecen mudas, incapaces de articular palabras hasta que la situación no desaparece. Son aquellas que sufren lo que se conoce como mutismo selectivo.

Se denomina selectivo porque esto sólo ocurre cuando la persona interacciona con otras, pero se comporta con normalidad en otras situaciones, ya que es una dolencia que no tiene ningún relación con un trastorno o un déficit en la comprensión del lenguaje. Por ello, quien sufre mutismo puede ser hablador en casa o en situaciones de confianza, pero no poder hablar en situaciones sociales.

Para que se pueda hablar de mutismo y no de timidez, es necesario que concurran una serie de síntomas:
Seguir leyendo