El lado negativo del pensamiento positivo
Yo también me he formado en esta especie de fiebre del pensamiento positivo. Me parece una fiebre cuando no se vive de la forma adecuada y en un contexto determinado. Sencillamente, porque claro que se vive mejor haciéndote la vida agradable a ti mismo, dejando de lado lo negativo… Sin embargo, en medio de la euforia del pensar siempre en positivo corremos el peligro de perder de vista los límites de la realidad.

Más allá de aquello que dicen libros como El Secreto, lo cierto es que por mucho que te lo propongas nunca lograrás hacer realidad todos tus sueños a lo largo de la vida. Esto no es dramático, sencillamente, es la vida. Y gracias a que no alcanzamos todo lo que deseamos, valoramos tanto los triunfos y los éxitos.
Seguir leyendo

Aparta lo negativo de tu vida
En la vida hay muchas cosas negativas. No ser consciente de ellas sería caer en el idealismo. Sin duda, a lo largo de la vida, vas acumulando decepciones, desamores, pérdida de amistades, problemas de salud, sufrimiento, dolor… Pero está claro que también acumulas sorpresas, ilusiones, esperanzas, objetivos, metas, grandes amigos, familia… ¿Cómo puedes apartar lo negativo de tu vida?

En primer lugar, no dejando que te afecte aquello que no debe afectarte, es decir, no debes hacer caso a todo lo que te digan los demás. Debes seleccionar. En primer lugar, debes analizar quién te lo dice, y si es alguien que te aprecia de verdad ya sea en el terreno personal o en el profesional. Por otra parte, también debes estudiar el modo en el que esa persona te ha dicho algo. Si sus palabras estaban llenas de rabia, entonces, probablemente, el mensaje no haya sido objetivo sino que ha estado distorsionado por este sentimiento.
Seguir leyendo

Pensar en positivo para vivir con ilusión
Existen muchas razones diferentes para pensar en positivo. Para empezar, te sientes mejor contigo mismo cuando dejas de lado los posibles peligros para centrarte en las cosas buenas que tiene la vida. Incluso, ganas en calidad en el terreno de las relaciones personales porque en vez de ponerte a la defensiva, abres el corazón a los demás para dejar que los otros lleguen a ti. En definitiva, es más fácil compartir, dar y recibir.

Pensar en positivo es clave para poder dar lo mejor de uno mismo en el día a día, tener motivación y creatividad a la hora de resolver los conflictos, dejar de lado la queja para aportar nuevas ideas… En definitiva, el pensamiento positivo te conduce al movimiento mientras que la negatividad te paraliza y te hace estar alerta. La calidad de vida es mayor cuantos más pensamientos bonitos pasan por tu mente porque en ese caso, también te generas a ti mismo emociones tan excelentes como la alegría, la ilusión, el humor y el amor.
Seguir leyendo