Ir al psicólogo es un hecho normal
Es curioso cómo a pesar de la información que existe sobre temas tan habituales como la depresión, todavía existen muchas personas que tienen un gran pudor a la hora de ir al psicólogo. Existen personas que no ven como algo natural contar sus problemas y confidencias a una persona a la que no conocen de nada. ¿Por qué hay momentos en los que merece la pena apostar por la ayuda de un psicólogo en vez de por el apoyo de un amigo?

Sencillamente, porque aunque la amistad es un verdadero regalo que siempre debes cuidar y cultivar, la realidad es que existen situaciones y momentos de debilidad a nivel emocional en los que sólo puede ayudarte un especialista experto en la materia.
Seguir leyendo