Seis objetivos personales para Navidad
La Navidad es una buena época del año para dar más protagonismo a los objetivos personales, por encima del consumo habitual de este tiempo. Objetivos que te harán conectar con el verdadero significado de la Navidad como símbolo de autoconocimiento y desarrollo personal. ¿Qué cinco objetivos puedes marcarte en estas fiestas?

Más autoestima

Aprovecha lo mejor de la Navidad para dar y recibir amor, es decir, para elevar tu autoestima mediante caricias emocionales. Tú eres el verdadero protagonista de tu vida en estas fiestas. Date la importancia que mereces. Después de un año de esfuerzos, trabajo y renuncias personales, vive una Navidad con ilusiones, pequeños caprichos y más esperanzas. Celebra por todo lo alto el último tramo del capítulo de tu vida en 2016.
Seguir leyendo

Cómo concretar los objetivos de un nuevo año
Para que el paso del tiempo no se convierta en algo monótono es importante tomar conciencia de ese fluir de los meses. Y el inicio del mes de enero es un anclaje emocional para posicionarnos en una nueva etapa. En el próximo 2016 te invito a que los objetivos que te marcas no son los típicos y habituales sino que aspires a comprometerte realmente con aquello que deseas para que las metas de enero no sean una vez más, olvidadas en febrero.

Al definir las metas de un nuevo año es aconsejable que te preguntes: ¿Realmente estoy dispuesto a asumir el precio del esfuerzo que debo pagar por alcanzar este propósito? En la mayoría de las ocasiones, no existe premio sin esfuerzo previo.
Seguir leyendo

Consejos para retomar propósitos pendientes
Muchos de los propósitos que surgen con fuerza en el inicio del nuevo año y también, al comienzo del mes de septiembre no son objetivos novedosos sino repetidos. Cualquier momento del año es adecuado para retomar un propósito pendiente que aporta un valor significativo a tu existencia. Para hacerlo es conveniente reflexionar sobre cual de todas aquellas tareas pendientes de concretar, vuelve a brotar con más fuerza en el corazón y en la conciencia.

Aquello que por alguna razón es importante para nosotros y ha sido ignorado, tiende a brotar con más fuerza en el ánimo. Es conveniente que, para evitar sentirte desbordado por esos propósitos pendientes, des protagonismo a uno o dos de ellos. ¿Por qué surgen tantos propósitos en el inicio de año y en el mes de septiembre?
Seguir leyendo

Cómo establecer tus objetivos vitales
A menudo nos encontramos con que nos resulta imposible cumplir los objetivos que nos hemos marcado, ya sea en el área personal o profesional. No importa cuántas veces los apuntemos, o cómo los formulemos, todo el universo parece conspirar para que no los logremos, y nunca logramos cumplirlos en el plazo que nos hemos fijado para ello.

Esto a menudo nos hace sentirnos mal con nosotros mismos, como si no tuviéramos control sobre nuestra vida. El problema, en la mayoría de los casos, reside en que no sabemos realmente cuáles son.
Seguir leyendo

La importancia de creer en uno mismo
La confianza en nosotros mismos es un elemento esencial en todas las áreas de nuestra vida. Creer en uno mismo y en que tenemos posibilidades para lograr algo, ya sea estudiar una carrera, encontrar un puesto de trabajo o cumplir un sueño es un elemento imprescindible para lograrlo. De otro modo, siempre nos desanimaremos incluso antes de intentarlo.

Desafortunadamente, no siempre nos criamos en un entorno que favorezca la confianza en nosotros mismos, sino todo lo contrario. En este caso, es trabajo nuestro generar esa confianza, realizando un a serie de actos tendentes a fortalecer y aumentar nuestra autoconfianza y autoestima. Aquí te mostramos cómo hacerlo:
Seguir leyendo

Cómo definir tus objetivos
Existen personas que, casi desde la niñez, tienen muy claro qué es lo que quieren conseguir, a qué profesión dedicarse, o cómo quieren vivir. Esta claridad les permite definir el camino de su vida desde muy temprano y establecer las estrategias para lograr dichos objetivos.

Para otros, sin embargo, dicha visión de futuro tan clara no existe. Esto no significa que no tengan deseos ni metas, sino que no se han parado a formularlas, a determinarlas o, aun habiéndolo hecho, no las han definido correctamente, si no todas, al menos la mayoría de sus metas o las más importantes.

Existe otro grupo que prefiere no fijarse metas. Esto suele derivarse del miedo inconsciente al éxito o al fracaso. De este modo, si no nos fijamos metas, no podemos incumplirlas, pero vivimos sin rumbo, insatisfechos y con la sensación de que nunca llegamos a ninguna parte.
Seguir leyendo