Cómo aprender a olvidar
Dicen que el tiempo lo cura todo y no esto es porque a medida que los recuerdos quedan más lejanos son más fáciles de olvidar. Por desgracia, todos tenemos momentos malos en la vida que nos gustaría borrar de nuestra mente. Pero eso es científicamente imposible, ni hay un medicamento o píldora mágica que nos permita liberarnos de los recuerdos e ideas que constantemente nos acosan, pero sí podemos facilitar este proceso natural en nuestras mentes.
Seguir leyendo

Es imposible olvidar el ayer
Es verdad que a lo largo de la vida tenemos tantas vivencias que al final, nuestra mente selecciona algunas de ellas mientras que otras, quedan en un plano más inconsciente. Sin embargo, existen situaciones que nos marcan tanto por un exceso de felicidad, como también, por un exceso de tristeza, frustración y decepción.

En ese caso, la huella que queda en el corazón es tan firme que está claro que perdonar es una decisión personal, que además, conviene afrontar. Es decir, el perdón te libera de todo mal. Sin embargo… ¿Es posible perdonar y también olvidar? La realidad es que no, eso no significa que en cada momento, tengas en tu mente lo que sucedió y te recrees una y mil veces en el dolor.
Seguir leyendo

¿Por qué no puedes olvidar el pasado?
La vida podría representarse de forma gráfica en forma de camino. Se trata de un trayecto que vamos recorriendo, en ocasiones, deprisa y en otras, despacio. Lo importante es caminar siempre mirando hacia el futuro pero especialmente, disfrutando el ahora. La mente y la inteligencia al igual que la fuerza de voluntad, son un verdadero regalo para el ser humano. Tomás de Aquino explica de forma acertada que cualquier persona se alegra cuando recuerda un hecho positivo del ayer al igual que se entristece al rememorar los malos momentos.

La realidad es que es imposible olvidar el ayer precisamente porque el recuerdo es inherente a la memoria. De hecho, la pérdida progresiva de memoria que se produce en algunas enfermedades como el alzheimer produce falta de autonomía e independencia. Recordar el pasado nos ayuda a saber de dónde venimos pero también, nos permite acumular sabiduría en forma de experiencia.
Seguir leyendo