Cuándo dejar para mañana lo que deberías hacer hoy
Cuando posponer para mañana algunas tareas se convierte en un hábito, aumenta el nivel de ansiedad como consecuencia de esa mala gestión del tiempo. Sin embargo, también existen circunstancias en las que es positivo ser flexible a nivel emocional para hacer excepciones a la norma. En algunos casos, lo más sabio es dejar para mañana algunas tareas. ¿Cuándo saber si estás en uno de esos momentos?

Si tienes falta de tiempo y un exceso de tareas por llevar a cabo en lo que te queda de día, es aconsejable que con realismo asumas esta falta de tiempo y establezcas un orden de prioridades entre aquellos asuntos urgentes y aquellos aspectos que sí podrían esperar para mañana. Pero en ese caso, realiza esas tareas pendientes, mañana a primera hora.
Seguir leyendo

Organiza tu tiempo y vivirás mejor
El ser humano va más allá de lo temporal en tanto que existen facultades inmateriales como el conocimiento que no está sometido a las leyes de la materia en tanto que te es posible recordar con total claridad un hecho que aconteció hace años en tu vida. Sin embargo, está claro que el hombre también vive inmerso en el tiempo, envuelto en un calendario que no siempre aprovecha al cien por cien. Es importante vivir el ahora pero también es cierto que existen temporadas de la vida en las que resulta difícil dejar de lado el estrés y las preocupaciones que surgen de compatibilizar varias tareas al mismo tiempo.

La organización del día a día es una de las claves del bienestar en tu rutina diaria. La realidad es que cuantas más cosas haces, más energía tienes. En cambio, cuanto menos haces, también te apetece hacer menos. Y así la vida va pasando en un letargo absoluto de apatía y tristeza. La organización del tiempo implica que en tu rutina diaria tengas un espacio para ti mismo. Cualquier madre o padre de familia debe de tener un espacio para la calma y para la tranquilidad más allá de la labor que implica educar a un niño.
Seguir leyendo

Cómo ser más organizado
Dicen que el universo tiende al caos y seguramente, más de una vez, cuando llegas a tu casa, tu habitación o ves el escritorio de tu trabajo o el archivo de las facturas piensas que son pruebas empíricas de dicha ley. Aunque las personas desordenadas no suelen darle mucha importancia al hecho de serlo, debemos tener en cuenta que nuestro entorno refleja cómo nos sentimos por dentro, por lo que si a nuestro alrededor reina el caos, seguramente en nuestras vidas también sentiremos confusión y tensión.

Y no sólo por el hecho de que siendo desordenados podemos llegar al punto de perder documentos o papeles importantes tanto en el trabajo como en nuestra vida cotidiana, sino que un entorno ordenado nos dará sensación de equilibrio y calma.

Ser ordenado no significa caer en la obsesión por el orden, sino encontrar un lugar para cada cosa. Conseguirlo es más sencillo de lo que parece si seguimos una serie de pasos:

– Empieza poco a poco. Muchas veces las personadas tienen tendencia a intentar ordenarlo todo con rapidez y estresadamente.
Seguir leyendo