Causas del miedo a la oscuridad en adultos
El miedo a la oscuridad o escotofobia es habitual en los niños, que les lleva a solicitar la compañía de un adulto antes de entrar en una habitación o un pasillo oscuro o a dormir con la luz encendida.

Habitualmente, este miedo desaparece con la edad, pero no siempre es así, y, aunque no reconocido, son muchos los adultos que también experimentan ese miedo, aunque no se trata tanto de temor ante entrar en espacios sin luz, sino del miedo de quedarse solo y a oscuras en una habitación.

Y no son pocos los que sufren, ya que, según distintos estudios, un 10% de la población adulta tiene miedo a la oscuridad, un miedo que comenzó en la infancia y que no han superado.
Seguir leyendo