Qué es un ataque de pánico
Un ataque de pánico es una desagradable sensación de angustia que experimenta una persona que se siente desbordada por una opresión en el pecho, dificultad para respirar con normalidad, mareo e incluso, una nebulosa de color gris en la observación del entorno.

Quien sufre un ataque de pánico siente que pierde el control de los acontecimientos. Sin embargo, la persona no sabe muy bien qué le ocurre exactamente, cuál es la causa de este malestar, especialmente, cuando la ansiedad se torna crónica, un estado emocional frecuente en el estado de ánimo.
Seguir leyendo

Puntos positivos del miedo
El miedo es una emoción real que surge en el ser humano ante aquello que se presenta como una amenaza. En sentido estricto, el miedo se convierte en un problema cuando se torna irracional, es decir, cuando se produce sin una causa lógica y concreta. En ese caso, existen diferentes tipos de fobias que controlan la vida de aquel que las padece. Por tanto, lo importante es poner límites al miedo a través de la acción. Y para ello, el ser humano debe sentirse más fuerte que aquello que teme.

El miedo tiene también sus ventajas. Por ejemplo, te permite ser prudente y evitar peligros que son innecesarios. A través del instinto de protección que surge del miedo también, defiendes tu vida al cien por cien. Si el ser humano no tuviera ningún temor, entonces, tampoco tendría ningún sentido de la prudencia.
Seguir leyendo

El pánico de morir
Hace generaciones, el hecho de morir era una realidad totalmente natural en el ser humano. Y la verdad, es que es una lástima que la sociedad tecnológica, el ideal del confort y el bienestar en el que vivimos, nos hayan llevado al punto de evitar el tema de la muerte como un tabú total. El dolor aumenta ante la falta de aceptación de un hecho que es natural, más allá de que, es contrario a la voluntad.

Y es que, el deseo de existir sigue vivo en el corazón de las personas más allá de que tengan ochenta años. Al menos así sucede en muchos casos. Evidentemente, también existe la situación contraria, la de aquellos que quieren poner punto y final a su vida. Pero el suicidio no es un fenómeno habitual, afortunadamente.
Seguir leyendo