Aceptar los errores del pasado
A menudo nos vienen a la cabeza momentos del pasado en los que sabemos que deberíamos haber actuado de otra forma, deberíamos haber sido más valientes, más cariñosos, más comprensivos, más decididos, superar nuestro miedo o haber sabido defendernos mejor a nosotros mismos. Estos recuerdos suelen ser dolorosos y suelen ir acompañados de un sentimiento de culpa del que no es fácil desprenderse.

Para que esto no nos suceda una y otra vez, debemos aprender a aceptar nuestros errores pasados y a tenerlos como maestros para evitar repetirlos en el futuro o, al menos, intentarlo.
Seguir leyendo

Consejos para rescatar lo mejor de tu pasado
El ayer ya forma parte de la historia, sin embargo, ningún ser humano puede desvincularse de aquello que ha hecho. Por mucho que haga años de ciertas acciones y de ciertos momentos. El recuerdo, la memoria y la conciencia nos hacen permanecer, de forma clara, atados al ayer. Sin embargo, de una forma libre, conviene que te eleves por encima del propio camino trazado para realizar una selección. Se trata de traer a tu presente, lo mejor de tu pasado para hacer una limpieza mental. Es decir, para dejar de lado el rencor, la pérdida, el dolor, la tristeza… ¿Cómo rescatar lo mejor de tu pasado?
Seguir leyendo

Consejos para analizar el pasado
El pasado es una parte irreal del tiempo, en tanto que lo que ya pasó, ya no existe. Forma parte de la historia de tu vida, es decir, es el paso previo hacia este presente que te constituye en tu identidad. Sin embargo, algunas personas otorgan tanto peso al ayer que conviene mirar al pasado con objetividad. Y es que, después de los años también existe mucha recreación en algunos recuerdos y se comete el error de creer que cualquier tiempo pasado fue mejor. Nunca olvides que el mejor momento de tu vida es este instante, así que siéntete afortunado por estar aquí y ahora.

Es muy fácil mirar desde la comodidad del presente, el camino recorrido. Sin embargo, aprende a comprenderte. Es decir, todos los actos de tu pasado están justificados si actuaste de la mejor forma posible en base a tu grado de conocimiento y al grado de madurez del momento. Los años aportan experiencia, sentido común y sensatez. Se trata de un proceso natural que han vivido incluso, los hombres más sabios.
Seguir leyendo

Reescribir el pasado para cambiar el futuro
Cuando, de niños o adultos, vivimos un hecho que nos causa angustia y un gran sufrimiento psíquico, éste hecho nos produce un trauma, es decir, una herida psíquica que se queda grabada en nuestra mente de forma indeleble y que va a condicionar nuestra forma de sentir y actuar ante situaciones parecidas a las que dieron origen al trauma.

Algunas veces, sobre todo cuando suceden a edades muy tempranas, no somos conscientes de los hechos que dieron lugar al mismo, tan sólo notamos las secuelas en nuestro comportamiento. Cuando somos adultos, las imágenes de la situación que dieron lugar al trauma se repiten en nuestra mente una y otra vez. Uno de los métodos que podemos utilizar para liberarnos de dichas experiencias traumáticas consiste en reescribir nuestro pasado, lo cual nos va a permitir cambiar nuestro futuro.
Seguir leyendo

¿Cómo recuperar el bienestar del pasado?
¿Cómo recuperar el bienestar del pasado? El ser humano es un ser temporal, con principio y final. Dicho principio y dicho fin quedan reflejados en el nacimiento y la muerte. Por supuesto, el ahora es la mayor realidad desde un punto de vista vital. Sin embargo, el pasado también existe en la mente a través del recuerdo. De hecho, nadie debe renunciar a sus vivencias y a esa mochila emocional que nos ayuda a recordar quiénes somos, de dónde venimos y cuáles son nuestras raíces. El pasado representa el inicio de un árbol que crece a lo largo de los años. Sin embargo, ese árbol moriría si no fuese porque tiene unas raíces fuertes.

¿Cómo puedes recuperar todo el bienestar del pasado y esa felicidad que has vivido para convertir tu presente en un regalo? Aprendiendo a seleccionar con tu mente los mejores recuerdos. Tomás de Aquino explica que en la medida en que una persona recuerda los momentos agradables y felices, trae hasta su presente, parte de esa felicidad. En cambio, aquellos que se recrean constantemente en el dolor del pasado, no sólo adoptan el rol de víctimas, sino que además, siguen sufriendo en el presente por un hecho que sucedió hace mucho tiempo.
Seguir leyendo

Acepta el pasado para ser feliz hoy
Pasado, presente y futuro no son entidades independientes. Al final, existe una conexión entre el ayer, el hoy y el mañana. Pero a veces, esta conexión sólo es posible realizarla a través de un ejercicio de memoria, es decir, sólo se puede tener una perspectiva real a través del ahora. ¿Quieres ser feliz de verdad? Entonces, libérate de las cadenas que te atan a tu pasado de una forma negativa. Acepta los hechos tal y como son, incluso, aquellos que te gusten menos.

No pretendas cambiarlos, sencillamente, porque no se puede. Pero lo que sí que está en tu mano es aceptar el ayer para vivir mejor el hoy, y abrir con ilusión las puertas del mañana. Esa puerta que puedes visualizar desde ahora mismo y a través de la cual tienes la posibilidad de alcanzar tus sueños.
Seguir leyendo

Superar el pasado a través de viejas fotografías
Nuestra forma de ser cuando somos adultos no es una casualidad, sino que viene dada tanto por las experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra niñez y juventud como por el entorno familiar en el que nos hemos desarrollado. Estas experiencias unas veces fueron positivas y nos aportaron seguridad y confianza en nosotros mismos pero otras fueron negativas, e incluso traumáticas, lo que ha minado nuestra autoestima, generando miedos e inseguridades que arrastramos hasta la edad adulta y que influyen en gran medida tanto cómo nos comportamos como en nuestro carácter y personalidad.

Volver a estas recuerdos no es sencillo, y, si resulta muy doloroso, lo mejor es acudir a un terapeuta para lograr conectar con aquellas vivencias y verlas con los ojos del adulto, comprender por qué los demás actuaron como lo hicieron, por qué nosotros hicimos lo que hicimos y perdonar a los demás y perdonarnos a nosotros mismos para poder evolucionar como adultos.

Si no nos resulta demasiado doloroso, podemos hacerlo contemplando fotografías de cuando éramos niños, repasando los recuerdos y sensaciones que nos evocan, cómo sentimos a quienes nos acompañan en las fotografías y cómo nos sentimos a nosotros mismos.
Seguir leyendo

Miedos que arrastras del pasado
Es una pena que a veces, el pasado en vez de ser un trampolín de experiencia y de conocimiento se convierte en una soga para muchas personas que aunque siguen caminando hacia el futuro, viven marcadas por miedos. Miedos que siguen allí, porque viven con el temor de que cierta historia pueda volver a repetirse. De que alguien del presente pueda volver a comportarse del mismo modo que alguien del ayer. Esta es una de las razones por las que muchas personas ni siquiera se arriesgan a conocer gente nueva. Temen ser utilizadas, creen que en el fondo, no existe el cariño recíproco.

Los miedos que nos ayudan a vivir mejor, es decir, aquellos que nos hacen ser prudentes son buenos. Sin embargo, aquellos que te llevan a desconfiar sin ningún motivo de todo el mundo, te hacen vivir con ansiedad. Lo que es peor, este tipo de miedos te lleva a poner en cuestión a las personas que en cierto modo, más confianza te inspiran. Es como si tú mismo, ante algo bueno que puede llegar a tu vida, te pusieras la zancadilla y empezases a buscar posibles defectos en el otro. Está claro que nadie es perfecto, sin embargo, no deberíamos buscar segundas intenciones en el cariño de los demás porque entonces, también podrían hacer lo mismo con nosotros. ¿Qué hacer con los miedos que arrastras del pasado?
Seguir leyendo