¿Por qué el pensamiento cambia nuestra realidad?
Tenemos tantos pensamientos a lo largo de un solo día que al final de la jornada somos incapaces de recordar todo aquello que ha pasado por nuestra mente. Tenemos pensamientos automáticos que se convierten en una especie de segunda naturaleza porque tienen tal fuerza que podemos llegar a sentir que forman parte de nosotros mismos cuando en realidad, podemos modificar nuestras creencias. Con trabajo, esfuerzo y constancia pero podemos hacerlo.

¿Por qué el pensamiento cambia nuestra realidad? Porque con él creamos una mirada del mundo, es decir, generamos una perspectiva. Puedes realizar el ejercicio visual de observar cómo, desde cada una de las ventanas de tu casa, tienes una perspectiva distinta del paisaje.
Seguir leyendo

Mejorar el nivel de concentración
Vivir con un nivel de concentración elevado en la vida diaria te ayuda a disfrutar el presente. Y es que, aunque por un contexto habitual, muchas personas asocian el término concentración con los estudios y el conocimiento, la realidad es que, puedes estar concentrado en cualquier cosa. Por ejemplo, cuando quedas a quedar a tomar un café con un amigo es excelente que te centres en él y en la conversación, en vez de distraerte a nivel interior y pensar en tus cosas.

Del mismo modo, en el trabajo, debes pensar en aquello que estás haciendo pero no en problemas del futuro ni en preocupaciones del pasado. La concentración, en esencia, te permite vivir el presente, por ello, ante este poder también se reduce el miedo al futuro, el estrés y la ansiedad. En la medida en que centras toda tu atención en el poder del ahora, desaparecen como por arte de magia todos los temores del ayer y del mañana.
Seguir leyendo

¿Por qué miramos hacia arriba cuando pensamos?
Si te fijas, cuando haces a alguien una pregunta, especialmente si es complicada y tiene que reflexionar la respuesta, te darás cuenta de que, o bien cierra los ojos o mira al cielo. Estos gestos no responden a un capricho si supone que nos estén mintiendo. Muy al contrario, este gesto indica que su cerebro está buscando la información necesaria para responder a la pregunta que le hemos realizado.

La información entra a nuestro cerebro a través de los sentidos. Cada tipo de información grabada se guarda en el archivo correspondiente y es en ellos donde nuestro cerebro busca para recordar o responder preguntas. Mirar al cielo no significa esperar que los dioses nos ofrezcan la respuesta correcta, sino que estamos visualizando la posible respuesta a la pregunta.
Seguir leyendo

Adivinar el pensamiento ajeno
¿Es posible adivinar el pensamiento de los demás? La realidad es que a veces, se tienen intuiciones y también, existen las casualidades. Así sucede cuando te acuerdas de una persona con mucha fuerza y te preguntas qué habrá sido de ella porque hace tiempo que no le ves. De pronto, en breve, suena el teléfono y al otro lado del hilo telefónico escuchas la voz de esa persona que estabas recordando de una forma especial.

Sin embargo, en la rutina diaria, es imposible adivinar los pensamientos de los demás, al igual que nadie puede entrar en tu mente. De hecho, se trata de algo muy positivo ya que si tuviésemos la capacidad de leer las ideas del mapa mental antes de que fuesen exteriorizadas a través de las palabras, entonces, no habría espacio para la intimidad. Sin embargo, existen personas que se comportan como si de verdad pudiesen leer el pensamiento ajeno. Son aquellas que suelen repetir frases del tipo: “Yo sé lo que te conviene”. O también, personas que tienden a proyectarse en los demás, por ello, siempre creen que los demás piensan y sienten exactamente como ellas.
Seguir leyendo