Cómo ayudar a alguien en proceso de duelo
Cuando alguien pierde a un ser querido, inevitablemente entra en lo que se conoce como periodo de duelo, un mecanismo que utiliza nuestra mente para aceptar la pérdida y reubicarse en la vida sin esa persona. Este proceso pasa inevitablemente por varias fases y durante el mismo la persona que lo sufre necesitará nuestra ayuda y apoyo.

Para proporcionárselo, deberemos tener en cuenta qué palabras o conductas le resultarán efectivamente de ayuda y cuáles no.
Seguir leyendo

Cómo superar la pérdida de un ser querido
Si hay una situación traumática por la que todos tendremos que pasar es la pérdida de un ser querido. La muerte de nuestros padres, nuestra pareja o de un hijo supone un duro golpe para nosotros, y cuando esto ocurre pasamos por una etapa que se denomina duelo, durante la cual se va produciendo la aceptación de la muerte de esa persona.

Durante el duelo, la persona que ha sufrido la pérdida pasará por una serie de fases destinadas a lo que se conoce como “elaboración del duelo”. Dichas fases son las siguientes:

– Negación: Tras la muerte sobreviene un estado de shock en el que no se quiere aceptar lo sucedido.

– Adaptación: Poco a poco, nos vamos adaptando a la nueva situación y normalmente atravesaremos situaciones de rabia y frustración por lo ocurrido, con lo cual nos volveremos irascibles y difíciles de tratar.

– Asimilación: En esta fase sufriremos cambios bruscos de ánimo, con periodos en que continuamos sintiéndonos muy tristes mezclados con otros en que comenzamos a sentirnos mejor, lo que significa que empezamos a asimilar y aceptar el hecho.

– Afrontamiento: Es la fase final. En este momento asumimos la ausencia de la persona y podemos seguir adelante con nuestras actividades cotidianas sin sentirnos culpables por ello.

La duración del proceso de duelo varía de unas personas a otras y la intensidad de los sentimientos de dolor y tristeza también. Depende tanto de la relación que teníamos con la persona que ha fallecido como de nuestra fortaleza emocional.

Lo normal, según los expertos, es que el duelo no supere los seis meses. Si transcurre más tiempo podemos entrar en una etapa que se denomina duelo patológico, en la que abundan los sentimientos de culpa, de no valía, etc. En estos momentos será necesaria ayuda psicológica para poder superar esta etapa.