Niños perfeccionistas
Si hablamos de perfeccionismo, habitualmente pensamos en adultos que buscan la perfección en todo aquello que hacen, lo que habitualmente les lleva a inhibirse y realizar tan sólo aquellas conductas que saben que realizarán de acuerdo a sus niveles de existencia.

Sin embargo, el perfeccionismo también puede darse en la niñez, lo que supondrá que el niño, como haría el adulto perfeccionista, se pondrá metas y tratará de responder a expectativas irreales lo cual le generará una gran frustración y repercutirá negativamente en su autoestima.
Seguir leyendo

Piensa en tus errores y no en los ajenos
Existe un comportamiento relativamente general en el ser humano y es el de pensar antes en los errores ajenos que en los propios. ¿Por qué se adopta esta actitud? Porque es mucho más cómodo poder analizar qué le sucede al vecino sin afrontar las propias carencias y debilidades que todos tenemos. Sin embargo, mientras se vive como espectador, es imposible crecer y mejorar a nivel interior. Por ello, en primer lugar, merece la pena empezar a vivir de una forma más consciente para asumir los propios límites. Y a partir de allí, poder avanzar, vivir y sentir de verdad.

La sinceridad no sólo es una cualidad que se debe tener en las relaciones interpersonales, con la familia, la pareja y los amigos, sino que ante todo, debes ser honesto contigo mismo para sentirte bien cada mañana al empezar el día. Y también, para poder sentirte bien cuando te miras al espejo y ves la imagen de ti reflejada frente a tus ojos. Esa imagen dice más de ti mismo de lo que piensas en realidad.
Seguir leyendo

Consecuencias de exigirnos demasiado
Cuando somos niños y tenemos que hacer algo como colocar la habitación o terminar los deberes, nuestros padres deben ir detrás de nosotros recordándonos constantemente lo que debemos hacer. Cuando crecemos, como parte del proceso de maduración, aprendemos a ser nosotros mismos quienes determinamos qué debemos hacer y cómo debemos realizarlo si queremos luchar por un objetivo, desempeñar un trabajo con eficacia o llevar a cabo cualquier tarea de nuestra vida cotidiana.

Es decir, aprendemos a exigirnos a nosotros mismos las conductas necesarias para llevar a cabo aquello que queremos hacer, sin necesitar a nadie que nos recuerde continuamente nuestras obligaciones. Cuanto mejor sabemos autogestionar nuestros proyectos, tanto vitales como profesionales, mayor madurez emocional hemos desarrollado.
Seguir leyendo

El síndrome del perfeccionista
Podemos definir el perfeccionismo como la creencia de que la perfección se puede y se debe conseguir. Todos somos perfeccionistas en algún momento, pero si nuestro perfeccionismo pasa a ser patológico basaremos todas nuestras acciones en la creencia de que sólo podemos aceptar lo que pueda ser hecho a la perfección, lo cual nos puede provocar baja autoestima, depresión y puede terminar por dañar tus relaciones personales.

Es cierto que el perfeccionismo tiene un lado positivo, como es que nos va a ayudar a hacer las cosas lo mejor posible en cada momento y a no rendirnos ante los obstáculos, haciendo que no nos detengamos hasta lograr el objetivo que perseguimos. Este tipo es lo que se denomina “adaptado”, ya que nos permite ser más felices y lograr nuestras metas.
Seguir leyendo