Dominar el arte de la persuasión
Todos conocemos a personas que son capaces de exponer sus ideas de un modo que consiguen, en poco tiempo, que los demás compartan su punto de vista y cooperen con ellas en la realización del objetivo planteado. Otras, sin embargo, hablan y hablan y explican pero no logran convencer a nadie de las bondades de su idea. Esto se debe a que las primeras sí tienen capacidad de persuasión, saben como “vender” sus ideas y las segundas no, una cualidad que tiene gran importancia sobre todo en el ámbito profesional, de cara a la presentación de nuevas estrategias o líneas de trabajo, donde muchas veces encontramos gran reticencia a lograrlo.

Contra lo que pueda parecer, la capacidad de persuasión no tiene nada que ver con la manipulación ni con obligar a los demás a que compartan nuestro punto de vista. La capacidad de persuasión forma parte del arte de la seducción, y consiste en saber ser convincente al expresar nuestras ideas y opiniones, pero siempre sin olvidar las de los demás.
Seguir leyendo