La personalidad perversa
Entre los diferentes trastornos de la personalidad uno de los que produce más daño a aquellos que conviven con quien lo sufre es la personalidad perversa, ya que el rasgo más dominante en este trastorno es la conducta agresiva y destructiva para con los otros que lleva a cabo quien lo padece. El problema más grande que lleva aparejado este trastorno es que el paciente tiene una personalidad sádica y disfruta del dolor ajeno, aunque no es capaz de empatizar con él.

Esta personalidad se gesta en la infancia, cuando se han sufrido abusos y maltratos graves, que trastornan la personalidad del niño lo que le lleva, cuando es adulto, a intentar vengarse, infringiendo en los demás daños y humillaciones que él mismo ha sufrido.
Seguir leyendo