Placeres saludables
Existen placeres que son un verdadero regalo para los sentidos. Es decir, cualquier persona tiene la capacidad de deleitarse en pequeños regalos en la rutina diaria. Existen placeres que son vitales y muy saludables, es decir, te ayudan a estar mejor, te permiten sentir alegría y te sientes afortunado por vivir esos momentos cargados de gozo sensible. ¿Qué placeres saludables te ayudan en tu día a día?
Seguir leyendo

Actividades terapéuticas en tu día a día
En el día a día, vamos acumulando emociones y sentimientos. Por ello, para curar el dolor, la tristeza, la decepción o el resentimiento es necesario tener un medio para canalizar lo negativo y dar paso a la liberación de lo positivo. ¿Qué planes son terapéuticos en el día a día? En primer lugar, todo aquello que te reporte placer a nivel emocional te ayuda.

Sin duda, el placer físico también está vinculado con lo anímico: un baño caliente, un masaje, el descanso, dormir mucho tiempo, una buena comida… Por otro lado, aquellos planes que te encanten también te ayudan a sentirte mejor contigo mismo: por ejemplo, ir al cine, dar un paseo por la ciudad, andar en bicicleta, visitar una exposición, leer un buen libro…
Seguir leyendo

Caer en la tentación
La tentación forma parte de la realidad humana. Una persona que está a dieta tiene que hacer un gran esfuerzo por no sucumbir ante el placer del chocolate o de los bombones. Por otra parte, alguien que ha dejado de fumar sigue teniendo la idea del tabaco en su mente con gran firmeza en ciertos momentos. En el seno de la pareja también sucede que una persona casada puede sentir atracción por otras personas a lo largo de su vida. Sencillamente, porque la belleza está allí, es decir, es una tentación ante la que se puede o no se puede caer en base a la libertad del ser humano.

Cada persona es libre de las decisiones que toma, sin embargo, a veces, cuando alguien cae en la tentación después se arrepiente y se siente culpable por no haber tenido más fuerza de voluntad. Es un tema difícil y complicado ya que en cierto modo, cuando la libertad se ve tentada al extremo, en un momento de debilidad emocional, puede que la persona no se sienta con fuerzas de decir que no. Por ello, la mente se relaja y se deja llevar.
Seguir leyendo

El hedonismo desenfrenado del placer
El placer es bueno, de hecho, como explica Tomás de Aquino todo ser humano persigue por pura inercia el placer y la alegría mientras que evita siempre que puede la tristeza y el dolor. Sin embargo, el peligro del ser humano es convertir el placer en el bien supremo. Algo que siendo realistas, sucede en nuestro tiempo donde el confort ha convertido a muchas personas en incapaces de hacer un esfuerzo por lograr una meta más elevada. Una meta que en ocasiones, implica hacer frente a la frustración de no poder tener el mejor coche, no disfrutar de vacaciones en agosto, o no poder salir a cenar los viernes por la noche…

Lo adecuado sería que nadie tuviese que sentirse frustrado por estas cosas en tanto que se puede ser feliz sin tener ese tipo de caprichos, sin embargo, cuando alguien se ha educado en la sociedad de la abundancia no entiende la carencia. De este modo, experimenta la tristeza de un niño mimado que lo quiere todo rápido y ya. Sin embargo, el hedonismo no forma parte únicamente de nuestro tiempo sino simplemente, de la naturaleza humana.
Seguir leyendo