No olvides premiarte a ti mismo
A lo largo de la vida vamos diseñando una serie de objetivos que queremos alcanzar en todos los órdenes de nuestra vida, ya sea en el aspecto personal, en el profesional o en el emocional.
Algunos de estos objetivos son fáciles de conseguir, y al poco tiempo de haberlos planificado los logramos. Otros son más complicados o tenemos que prepararnos más a fondo para conseguirlos o esperar el momento oportuno para que se den las condiciones para lograrlos, y todos estos obstáculos nos pueden llevar, con el tiempo, a perder la motivación inicial que nos llevó a diseñar dichos objetivos y querer alcanzarlos.

Para evitar esto, es importante no olvidarnos de premiarnos a nosotros mismos, especialmente cuando se nos haga más cuesta arriba confiar en nosotros mismos y en nuestra capacidad de lograrlos.
Seguir leyendo