El síndrome del príncipe destronado
La llegada de un hermanito, aunque suele suponer un acontecimiento muy esperado por toda la familia, puede ser una situación traumática y estresante para el niño. Por primera vez su estatus en la familia va a cambiar y va a dejar de percibir toda la atención de los padres, ya que tienen que ocuparse del nuevo hermanito. Ello va a provocar que se sienta desplazado, porque por primera vez debe compartir el cariño de sus padres con su hermano.

Esto hace que aparezcan una serie de comportamientos que seguramente hacía tiempo que ya no mostraba, como pataletas, cambios de conductas y retrocesos en el aprendizaje, que son producidos por los celos del nuevo hermanito y que componen lo que se conoce como “Síndrome del príncipe destronado”.
Seguir leyendo