Cómo tener una actitud proactiva
Todos nosotros tenemos sueños, proyectos y expectativas. No obstante, que las podamos hacer realidad dependerá en gran medida de la actitud que tomemos en la vida. Seguramente el ser proactivo no asegure el éxito, pero ser pasivo garantiza el fracaso. Te damos algunos consejos para que logres asumir una actitud proactiva delante de los retos.

No apuestes por la pasividad. Reacciona y adopta una actitud proactiva. No permitas que las cosas sucedan, participa para que sucedan debido a que las has buscada. De ese modo, cualquier cosa será de tu elección. Puedes dejarte llevar y sorprenderte por los resultados, o elegir construir conscientemente la realidad que deseas vivir.

Convierte esas ideas en acciones. Asumir una actitud proactiva consiste en poner en acto tus pensamientos. Anímate a luchar por aquello que deseas, si lo consigues, el estado de bienestar será enorme.
Seguir leyendo

¿Qué es ser proactivo?
“Hay que ser proactivo” Es una frase que podemos escuchar en casi todos nuestros ámbitos, principalmente en el laboral y que está muy de moda en las tendencias de la psicología actuales, como la PNL, y aunque muchos la utilizamos, no siempre estamos seguros de qué significa, exactamente, ser proactivo.

La proactividad consiste en tomar nosotros la iniciativa y crear situaciones que no sucederían si nosotros no hubiéramos puesto los medios para ello. Por ello, se puede definir la persona proactiva como aquella que decide qué actitud va a tomar ante los sucesos de su vida y no espera a que las cosas “pasen”.

En el mundo podemos encontrar dos tipos de personas, las personas proactivas y las personas reactivas. Las reactivas son aquellas que no crean las situaciones, sino que se limitan a reaccionar ante las diferentes vicisitudes de su vida, normalmente con el sentimiento negativo de verse zarandeado por un destino que no comprende muy bien, ya que no tienen metas muy definidas ni siguen ningún objetivo. Son ese tipo de personas que “se dejan llevar” y en las que su situación laboral o personal raramente se basa en una decisión tomada por ellas. Esto, a la larga, sobre todo si no concuerda con lo que nosotros esperamos de nuestra vida, nos puede llevar a sentir una gran frustración. La solución para ello es aprender a ser más proactivo.

Para ello deberemos decidir qué es lo que queremos y tomar la iniciativa para lograrlo, siempre siendo realistas, ya que puede haber elementos externos a nosotros que nos impidan conseguir nuestro objetivo y no podamos lograrlo. En ese caso podemos asumir nuestras limitaciones e idear estrategias para conseguir lo más parecido a nuestro ideal.