Estrategias para solucionar problemas
Existen momentos en que parece que los problemas se acumulan, llegándonos desde todos los frentes, angustiándonos, sobre todo cuando no logramos encontrar cómo resolverlos y no podemos dejar de darles vueltas en nuestra cabeza, lo que termina afectando a nuestro sueño, al resto de aspectos de nuestra vida diaria y a nuestro ánimo. Para evitar caer en la desesperación o que la angustia llegue a niveles que no podamos manejar, debemos seguir una serie de estrategias que nos ayuden a eliminar la angustia y a encontrar la mejor solución posible.

Es importante que dediquemos un tiempo a nosotros mismos, para que podamos pensar detenidamente qué está ocurriendo y cómo podemos solucionarlo. Podemos dedicar unos minutos al día a meditar para calmar la mente o a caminar por un parque u otro lugar rodeado de naturaleza.
Seguir leyendo

El arte de relativizar las cosas
Desde pequeños, vivimos creyendo que todo es blanco o negro, sin embargo, existen los puntos intermedios y los colores que pintan la realidad de diferentes tonos. Merece la pena ampliar el mapa mental para sufrir menos. Por ejemplo, una persona que tiene muchos prejuicios sufre mucho más que aquella que es más flexible e intenta tomar la diferencia como una fuente de enriquecimiento o también, como una forma de aprendizaje.

El arte de relativizar las cosas implica aprender a ser más flexible contigo mismo. Especialmente, en aquellos momentos en que has cometido un error o te has equivocado. Pon en práctica el arte del sentido del humor y de la ironía. Aprende a reírte de ti mismo y de esas meteduras de pata que el ser humano, comete en algún momento aunque no quiera. La risa es una fuente de bienestar tan grande para luchar contra el estrés que por eso, hoy día, se imparten cursos de risoterapia en diferentes ciudades. Cursos que están destinados en algunos casos a trabajadores.
Seguir leyendo

Claves para resolver tus problemas
A veces, para perder el miedo a los problemas deberíamos cambiar esta palabra por oportunidades. Y es que, detrás de todo límite puedes encontrar una oportunidad de superación personal y de crecimiento interior necesario para ser feliz y evolucionar a lo largo de la vida. Lo mejor que debes hacer para resolver los problemas es atenderlos a tiempo, es decir, en el momento. No dejes que pasen muchos días o semanas ya que en la medida en que dejas pasar el tiempo, la preocupación también aumenta. En cambio, en la medida en que afrontas algo en el primer minuto también te liberas.

Por otra parte, también debes aprender a pedir ayuda en caso de que sea necesario. En ocasiones, será suficiente con que alguien te escuche, te oriente y te dé su opinión. Por ello, intenta confiar siempre en alguien que te transmite confianza y serenidad. No estás solo aunque a veces, te sientas así. Pedir ayuda no es un signo de debilidad sino de inteligencia emocional.
Seguir leyendo

Ocúpate de los problemas, sin preocuparte por ellos
La palabra problema remite, en cierto modo, a un tema negativo. Se trata de una cuestión que está por resolver, algo que te obliga a tomarte tu tiempo para tomar una opción determinada… En la mayoría de las ocasiones, un problema se agrava por no afrontarlo aquí y ahora. Es decir, por dejarlo pasar. Así sucede por ejemplo en las discusiones de pareja. Por no hablar las cosas cuando se debe se empiezan a arrastrar conflictos, energía negativa y rabia.

Ocuparte de los problemas sin preocuparte por ellos implica precisamente, empezar a entender que aunque cuesta y supone un esfuerzo, se vive mejor cuando aprendes a afrontar todo en su momento en vez de evitarlo y dejarlo pasar como si no existiera. Porque de este modo, la ansiedad aumenta y por muy indiferente que quieras permanecer, la realidad es que también te sientes mal contigo mismo.
Seguir leyendo

Cómo afrontar los problemas de forma creativa
Ninguno queremos tener problemas. Nos gustaría llevar una vida tranquila, sin obstáculos que sortear, sin situaciones que muchas veces nos lleven al límite y casi a callejones sin salida. Sin embargo, debemos admitir que eso es una utopía y que desearlo, en el fondo, nos quita muchos recursos para solucionar problemas. Lo primero que deberemos hacer para resolverlos de forma creativa es aceptar que siempre, en mayor o menor medida, vamos a tener problemas y desafíos a los que enfrentarnos, pero que también contamos con los recursos necesarios para resolverlos.

Este pensamiento nos permite enfrentarnos a ellos desde una perspectiva más relajada y menos angustiosa, porque nos permite ver los problemas no como algo hecho para amargarnos la vida, sino como oportunidades para utilizar todas las estrategias de las que somos poseedores.
Seguir leyendo