El arte de la prudencia
Sin duda, la vida es todo un arte y un juego de equilibrio, de azar, de voluntad y de mucha sabiduría. Aprender a vivir mejor: ese es el reto más complicado que puedes hacerte cada día, y que además, resulta indispensable para tu superación personal y tu bienestar interior. De hecho, te sientes mucho mejor contigo mismo en la medida en que vives al cien por cien el presente y te implicas en tu destino.

¿Cómo se consigue este objetivo? En parte, a través de una virtud tan importante como la prudencia. Ser prudente implica reflexionar las cosas, saber valorar todo en su justa medida, dar tiempo al tiempo antes de tomar una decisión, no juzgar a las personas por su apariencia sino saber esperar para conocerles…
Seguir leyendo