Qué son las emociones secundarias y para qué sirven
Las emociones secundarias son aquellos que implican un desarrollo cognitivo por parte de la persona. Es decir, son emociones que parten de una valoración interior, es decir, de la capacidad de reflexión que nace de la autoconciencia de los propios hechos externos.

La culpa, la vergüenza, el orgullo y los celos son emociones secundarias. Este tipo de emoción también está claramente influida por el contexto cultural del momento. Es decir, las normas sociales también crean una influencia en la valoración moral de un hecho determinado. Las emociones tienen una función adaptativa. Especialmente, en el caso de las emociones primarias, aquellas que resultan automáticas ante un estímulo externo. Y tu cuerpo y tu mente reaccionan sintiendo una emoción concreta. Las emociones primarias producen cambios fisiológicos en el ser humano.
Seguir leyendo

¿Cuáles son los cinco tipos de emociones?
Las emociones forman parte de nuestra vida, sin embargo, cada una tiene su propia esencia. Es decir, existen distintos tipos de emociones que analizamos en este post en Psicoblog. Esta información fomenta el autoconocimiento de comprenderte mejor a ti mismo.

Emociones positivas

Muchas personas definen como positivas aquellas emociones que elevan de forma directa los niveles de bienestar, es decir, producen una infinita sensación de salud física y emocional. De hecho, en un momento emocional de alegría sientes que caminas con mayor sensación de ligereza física y que tu corazón se expande. Incluso sientes que respiras mejor puesto que los bloqueos desaparecen.
Seguir leyendo

Cómo cuidar tu autoestima empezando hoy mismo
Hoy es el día. Hoy es la jornada ideal para el cambio en tu vida. Deja de lado las excusas: “Tengo otras cosas que hacer”, “estoy muy ocupado”, “mañana lo haré”, “todavía tengo tiempo por delante”. Hoy es el momento de dejar de vivir como si la vida fuese eterna y empezar a enfocarte en el principio fundamental de tu relación con el mundo: la autoestima. ¿Cómo puedes cuidar tu amor propio empezando hoy mismo?

Crea anclajes

¿Qué son los anclajes? Estímulos visuales o sonoros que te recuerdan tu objetivo y, por tanto, te ayudan a conectar con él. Por ejemplo, puedes escribir carteles en casa en donde expreses mensajes de amor hacia la vida. Por ejemplo, puedes escribir en una cartulina con color la frase: “Hoy va a ser un buen día”. También puedes tararear en voz alta esa canción que cada vez que la escuchas en la radio, eleva tu ánimo casi como por arte de magia.
Seguir leyendo

5 creencias que aumentan el estrés
El estrés es uno de los ingredientes más dañinos del bienestar personal en la sociedad actual. Con mucha frecuencia, nuestros hábitos son un reflejo de nuestras propias creencias. Por esta razón, para reducir los niveles de estrés, debemos reflexionar sobre cuáles son nuestras creencias. Estas son las cinco creencias que pueden estar en la base de una forma de posicionarte ante la realidad que eleva tu nivel de tensión.

Es imposible vivir sin estrés

Esta es la creencia que está en la base de la mentalidad de quienes inmersos en el estilo de vida de la prisa, consideran que no pueden hacer nada realmente significativo para tomarse las cosas de un modo diferente. Siempre es posible cambiar de mentalidad, entender que lo que no es sano es convivir día tras día con el peso de ese estrés.
Seguir leyendo

5 errores en el trato hacia las personas mayores
Vivimos en una sociedad que tiende a diferenciar a las personas por grupos de edad. Desde esta perspectiva, es difícil encontrar lugares que propician el diálogo intergeneracional. Ese diálogo que nos permite vernos a nosotros mismos a través de la mirada de otras personas de distinta generación.

A este respecto, tienen un gran éxito aquellas iniciativas llevadas a cabo en colaboración entre residencias de ancianos y colegios que organizan actividades en donde mayores y niños disfrutan del presente en común. Los mayores son un colectivo vulnerable como muestra el edadismo, es decir, la discriminación por edad.
Seguir leyendo

Cómo dejar de jugar a juegos psicológicos
Los juegos psicológicos son una forma negativa de estructurar el tiempo, formas de interacción que tenemos con los demás y que no conducen a un fin constructivo. Son solo eso, pasatiempos que en muchos casos persiguen el fin de recibir caricias emocionales por parte de los demás, incluso aunque sean negativas. En el seno de muchas relaciones se establecen juegos psicológicos habituales, juegos en los que los protagonistas se sienten cómodos sencillamente porque saben qué rol ocupa cada uno.

Y a partir de la repetición de un mismo juego, es decir, de situaciones diferentes pero que siguen un esquema similar, conocen lo previsible del final de esa dinámica. Y sin embargo, los juegos psicológicos producen un gran desgaste emocional. Esta es una de las razones por las que, cuando algo te hiere, es mejor dejar de jugar.
Seguir leyendo

Cómo estar presente en el ahora
Todas tus preocupaciones desaparecen cuando vives en el ahora. Todas tus nostalgias se acaban cuando conectas con este instante. El ahora es, por tanto, la principal medicina de felicidad. La buena noticia es que este viaje en el tiempo hacia el presente depende solo de ti.

Es decir, tú tienes el timón y la dirección en el tren de la vida. Es cierto que las circunstancias externas pueden atraparnos de tal forma que nuestra mente pronto puede adelantarse en el tiempo como consecuencia de los miedos y las preocupaciones, o volver al ayer por el efecto inmediato de la melancolía. ¿Cómo estar presente en el ahora? En Psicoblog te damos ideas para conseguirlo.
Seguir leyendo

Cosas que dependen de ti para ser feliz
El camino hacia la felicidad comienza a clarificarse cuando comprendemos que hay cosas que dependen principalmente de nosotros y otras trascienden a nuestra voluntad. El deseo de felicidad nos implica de tal forma a nivel afectivo que a veces, experimentamos confusión mental.

Así ocurre, por ejemplo, cuando sufrimos por una situación interpersonal. Sin embargo, tú no eres responsable de las palabras y acciones de otra persona. Esa persona tiene que hacerse responsable en su libertad de sus decisiones, al igual que tú de las tuyas. Tampoco depende de ti la interpretación que otra persona haga de tus actos, incluso, no está en tu mano controlar los sentimientos que otras personas tienen hacia ti. Sin embargo, sí hay muchas cosas que dependen de ti y es en este punto donde puedes enfocarte para conectar con la alegría.
Seguir leyendo