Formas de canalizar la ira
La ira es una emoción natural, sin embargo, al estar asociada con el enfado y la rabia, muchas personas, la ocultan y la tapan. Pero la personalidad que tiene esta emoción es tal, que por mucho que se tape, llega un momento en que estalla y explota. Es decir, como toda emoción quiere ser expresada y comunicada. ¿Cómo canalizar la ira de una forma positiva para ti y para aquellos que te rodean?
Seguir leyendo

Anatomía de la rabia
El universo emocional de un ser humano es muy variado, de hecho, en muchas ocasiones, ni siquiera utilizamos todo el vocabulario existente para definirlo. Una emoción frecuente a lo largo de la vida es la rabia o la ira. La ira ha sido estudiada incluso por los filósofos. Es decir, Tomás de Aquino ya analizó esta emoción y la definió como la suma de la tristeza más el deseo de venganza.

Es decir, una persona que siente ira se ha sentido víctima injusta de un mal externo. Por esta razón, a nivel interior, existe la sensación de querer devolver el mismo daño al otro para poder recuperar esa sensación de justicia. La sensación de rabia queda marcada de una forma manifiesta por esa fuerza interior que tiene esta emoción y que es mayor o menor dependiendo, también, de la causa que la generó.
Seguir leyendo

Calmar la rabia interior
Muchos sentimientos se exteriorizan y se comunican. Por ejemplo, el amor se manifiesta a través de los gestos de cariño con el otro. Del mismo modo, es habitual que un miedo se pueda compartir en la intimidad de la pareja o de una buena amistad. Pero la realidad es que no todos los sentimientos se exteriorizan. A veces, por pudor y en otras ocasiones, por vergüenza. Por ejemplo, de forma inconsciente un fracaso sentimental o el rechazo pueden causar sensación de inferioridad.

Todos aquellos sentimientos que necesitan ser expresados pero que permanecen en los más hondo de la conciencia terminan produciendo rabia interior hasta el punto de que la persona puede vivir a la defensiva en ciertos momentos de su vida. Sencillammente, porque la rabia al igual que la ira tiene una gran fuerza, es decir, busca libertad. Pero en cambio, toda rabia que es reprimida con fuerza puede llegar a causar grandes heridas y también, mucho dolor y sufrimiento.
Seguir leyendo