¿Te gusta regalar o que te sorprendan?
¿Te gusta regalar o que te sorprendan? Sin duda, el hecho de hacer un regalo tiene un significado emocional que va más allá del gesto material vinculado con el consumo. Regalar es una muestra de afecto y de aprecio hacia una persona en concreto. En esencia, es más bonito regalar ya que en ese momento, te estás implicando en hacer un poco más feliz a otra persona. Es decir, estás intentando sorprender al otro, darle una alegría y pones tus ilusiones y tus expectativas en ello.

Por tanto, no sólo se disfruta mucho el momento en el que se entrega el regalo y el receptor afirma si le ha gustado, sino también, en los preparativos previos en los que intentas pensar en posibles regalos y buscas en las tiendas diferentes productos y comparas precios. Regalar está vinculado con dar. Y es un hecho que el ser humano es más feliz cuando es generoso que cuando piensa en sí mismo.
Seguir leyendo

Regalos para tu autoestima
No vivas a la espera de ese regalo que te hacen tus amigos y familiares en el día de tu cumpleaños. Aprende a cuidar de ti mismo cada día para poder fortalecer tu conciencia interior. Y especialmente, para poder cultivar y cuidar tu autoestima que necesita de obsequios incondicionales como el cariño, el pensamiento positivo, el respeto y la paz interior. Por el contrario, tu autoestima se viene abajo a través de la crítica destructiva, la tristeza constante o la apatía.

¿Qué regalos puedes hacerte cada día para ser y sentirte un poco más feliz? Sin duda, debes hacerte la vida agradable a ti mismo, cuidar de ti. Si un día has tenido que hacer un gran esfuerzo para superar una situación que te produce estrés y ansiedad, debes compensar esa negatividad con la ilusión que te produce un plan que te encanta. Por ejemplo, ir al cine para ver una peli de tu actor favorito, quedar a comer en un restaurante y pedir un buen postre, llamar por teléfono a tu mejor amiga y olvidarte de la factura para hablar durante mucho tiempo, comprarte unos zapatos que te gustan… En el día a día, los pequeños detalles son los que marcan la calidad.
Seguir leyendo