Cómo canalizar el rencor
El rencor es un sentimiento muy humano que surge cuando una persona se ha sentido herida por otra. La vida bien vida es aquella que se vive siempre mirando hacia adelante. Sin embargo, los humanos podemos cargar con cosas innecesarias en nuestra mochila emocional. El rencor es un claro ejemplo de ello.
Seguir leyendo

Tener manía a alguien
En el plano de las relaciones sociales no todo es ideal, es decir, no sólo tienes que convivir con personas que te resultan simpáticas, te ayudan y te alegran la vida. También puede haber momentos, en los que te encuentres con alguien, a quien no soportas, aunque ni siquiera te haya dado motivos para sentir esa antipatía. En ese caso, está claro que sientes manía hacia alguien. Se trata de un rechazo muy primitivo e inconsciente. Es decir, debes evitar sentirte culpable por aquello que sientes, y es mejor verlo de una forma natural.
Seguir leyendo

Dejar atrás el rencor
Cuando alguien nos hace daño, nos traiciona o nos hace sufrir, no podemos evitar sentir resentimiento hacia esa persona. Pasado un tiempo, logramos poco a poco olvidarnos del daño y perdonarla, hasta superarlo y olvidarlo. A veces, sin embargo, no somos capaces de olvidarlo, sino que dejamos que ese resentimiento crezca y crezca dentro de nosotros, recordando una y otra vez obsesivamente el daño que nos hicieron sus palabras o su comportamiento, rumiando los pensamientos hasta que el resentimiento se transforma en un rencor del que nos es muy difícil librarnos y que, día a día, nos mina a nivel emocional.

El rencor es un sentimiento muy poderoso, porque está cargado de una gran negatividad, por lo que no sólo nos afecta emocionalmente, sino que puede llegar a causarnos trastornos físicos como hipertensión, estrés o incluso enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que, cuando sentimos rencor hacia alguien y recordamos lo sucedido o planeamos cómo vengarnos, nuestro corazón se dispara y la ansiedad aumenta, a veces hasta límites muy altos.
Seguir leyendo