Lecciones de la vida
En más de una ocasión, la sabiduría no tiene nada que ver con el hecho de tener una carrera o tener un perfecto currículum. Nada más lejos de la realidad, la sabiduría vital es algo mucho más profundo. Se trata de esa cualidad que tienen algunas personas que han sido conscientes de su propio destino y han reflexionado una y mil veces, sobre sus vivencias.

De este modo, cuando hablas con ellas y disfrutas de una conversación te das cuenta de que gracias a su generosidad, puedes extraer lecciones importantes para ti mismo. ¿Qué lecciones te da la vida a lo largo de los años? En primer lugar, que debes quererte a ti mismo para poder sobrevivir incluso, en las circunstancias más adversas. Por ejemplo, ante la pérdida de una madre o de un padre. Por otro lado, la vida te muestra que no todo se puede explicar con la razón y que la existencia humana está bañada de misterios e incertidumbre. Sin embargo, dichos misterios están acompañados de la belleza que potencia el conocimiento y la curiosidad.
Seguir leyendo

Sabiduría esencial: vivir en plenitud
Vive en plenitud dando valor a lo esencial. Desterrando de tu vida todo aquello que no merece la pena tanto desde un punto de vista material como espiritual. Acércate a lo que de verdad importa: la realización profesional, las relaciones personales, tu propio yo. En una sociedad centrada en lo exterior es difícil, muy difícil mirar dentro de uno mismo, entre otras cosas, porque tampoco es sencillo poder fomentar el silencio que requiere ese arte de la introspección. En caso de que no te pares a pensar en ti, corres el peligro de llegar a los cincuenta años siendo todo un extraño para ti mismo. Es decir, puede que un día no reconozcas la imagen que ves en el espejo.

Para vivir en plenitud debes darte la oportunidad a ti mismo de ser feliz. Es decir, debes considerarte una persona merecedora de lo mejor y tú, debes estar dispuesto a recibirlo. No cierres la puerta cuando tengas la oportunidad de hacer un nuevo amigo, no temas al éxito profesional y deja que el destino te lleve y te guíe como una brújula.
Seguir leyendo