5 hábitos para crear tu buena suerte
Claro que en la vida existe el factor suerte. En muchas ocasiones, se trata de algo inexplicable puesto que es un misterio cómo el azar puede condicionar en negativo o en positivo la existencia de un ser humano y no de otro.

Sin embargo, si damos tanto peso a la suerte, caemos en el determinismo de creer que el destino está escrito y que nos viene dado desde el nacimiento. Desde mi punto de vista, este concepto filosófico es limitante porque es contrario a la libertad. Una libertad condicionada a las circunstancias de espacio y tiempo. Hoy me gustaría proponerte cinco hábitos para crear tu buena fortuna.
Seguir leyendo

Actitud para atraer la buena suerte
Al inicio de un nuevo año o en cualquier momento, debemos tomar conciencia de cuál es nuestra actitud con el objetivo de tomar decisiones que nos ayuden a traer la buena suerte bajo una premisa de desarrollo personal importante: la buena fortuna se crea.

Es decir, no puedes posicionarte de un modo pasivo frente a todo lo bueno que está por llegar. Si quieres que tus sueños realmente se materialicen en la práctica, entonces, debes hacer algo por lograr todos esos objetivos.
Seguir leyendo

Cosas que dan suerte
Muchas personas permanecen encerradas en supersticiones. Se trata de costumbres que terminan limitando la rutina diaria de una persona cuando las lleva al extremo. Es decir, al final, son contrarias al bienestar emocional que va unido a la libertad interior. ¿Qué cosas son las que de verdad dan suerte en la vida? De forma opuesta a lo que creen algunas personas, la suerte no es un hecho externo sino interno.

Es decir, depende de ti mismo y de tu actitud, vivir conectado con el pensamiento positivo que te permite perseverar tantas veces como haga falta para conseguir un objetivo que para ti es importante de verdad. De hecho, valoras mucho más un resultado que has conseguido con trabajo y tesón.
Seguir leyendo

¿Tienes mala suerte o te saboteas?
A menudo atribuimos la imposibilidad de lograr aquello que queremos a la mala suerte. Si tenemos todo a favor, se dan todas las circunstancias favorables para que, por fin, logremos nuestro sueño y éste no se realiza, no se puede deber nada más que a un desafortunado golpe de mala suerte que, una vez más, nos impide conseguir aquello que deseamos o cambiar lo que queremos cambiar.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, esta mala suerte no es tal y somos nosotros mismos quienes, sin ser conscientes de ello, estamos impidiéndonos progresar y avanzar. Muchas veces somos nosotros mismos los que nos estamos impidiendo ser felices.
Seguir leyendo

La suerte te acompaña siempre
En más de una ocasión, se idealiza tanto el factor suerte que de forma inevitable, la mente humana cae en la frustración de dejar de valorar aquello que se tiene y centrar la mirada, con una lupa de doble aumento, en la carencia. En aquellos deseos que no se han realizado, en todos los anhelos que quedan guardados en el corazón a la espera de poder materializarse en la vida real. De este forma, cuando piensas en todo lo que te falta, te resulta difícil sentirte afortunado y creer que la suerte está de tu lado.

Sin embargo, así es. Eres una persona afortunada porque tienes el gran regalo de poder observar la belleza de cada amanecer. Además, puedes valorar la perfección del universo. Pero por encima de todas las cosas, la suerte te acompaña porque estás aquí y estás vivo. Tuviste la suerte de nacer y de descubrir en primera persona esa experiencia tan fascinante de la vida donde puedes vivir emociones de todo tipo y experimentar sentimientos sin límites. Eres una persona con suerte porque existen personas que te quieren hasta el punto de que no imaginan el mundo sin ti.
Seguir leyendo

Qué esconden las supersticiones
El ser humano tiene razón y mediante el conocimiento, la ciencia siempre ha intentado encontrar razones y motivos a todo lo existente. Es decir, ha intentado explicar de una forma racional mediante la elaboración de hipótesis y ecuaciones matemáticas la causa y el efecto de un hecho determinado. El conocimiento científico es una forma de conocimiento causal que parte del efecto para determinar la raíz o el origen de lo sucedido. A nivel filosófico, también hay filósofos que han analizado mucho esta cuestión, como por ejemplo, el empirista David Hume. Pues bien, la realidad es que más allá de la capacidad intelectual que tiene el ser humano, lo cierto es que la vida, el universo, o Dios, siguen siendo cuestiones que dejan un campo abierto al misterio y a la duda. En el plano de la vida, existen personas que creen en el azar o el destino.

Aquellas personas que defienden esta postura, en cierto modo, niegan la libertad individual de cada uno. Pero es que la libertad también ha sido uno de los temas más debatidos a nivel filosófico. Pues bien, existen personas que son muy supersticiosas.
Seguir leyendo

Trabaja tu propia suerte
Muchas personas viven y se comportan como si fuesen víctimas de su destino o del azar. La realidad es que la suerte, ese misterio tan misterioso que te hace estar en el lugar adecuado en el momento exacto, existe, es verdad. Sin embargo, también existe otra realidad y es que tú eres quien trabaja por dibujar su propia suerte. ¿Cómo puedes lograr este objetivo?

Potenciando tu autoestima para ser capaz de luchar y de mejorar tus objetivos en el plano laboral y en el profesional. Es curioso cómo en un momento de crisis económica hay personas que están encontrando una oportunidad laboral y están logrando hacerse un hueco en el mercado. ¿Se trata, simplemente, del azar o de la suerte? Yo creo que no, detrás de una persona que triunfa existe alguien constante y que tiene la capacidad de levantarse tras un fracaso.
Seguir leyendo

Di adiós a la mala suerte
La vida parece estar formada por ciclos. A veces viajamos a favor del viento, todo nos sale bien, estamos plenos de felicidad y conseguimos todo lo que deseamos fácilmente. Otras veces, por el contrario, todo parece complicarse, lograr cada objetivo nos cuesta un gran esfuerzo y parece que las cosas se tuercen hasta lo increíble.

El problema surge cuando, en las épocas difíciles, nos convencemos de que todo se debe a la mala suerte, de que todo nos sale o nos saldrá mal y de que no existe ninguna posibilidad de que las cosas cambien, porque esta creencia funciona como una profecía que se autocumple.

Nuestro cerebro tiene una percepción selectiva de la realidad. Si nos convencemos de nuestra suerte ha cambiado, y de que se ha vuelto mala, “sintonizamos” nuestra percepción hacia lo negativo, y todos nuestros pensamientos, emociones y conductas estarán teñidos de esa negatividad.
Seguir leyendo