Fantasmas emocionales: el miedo
El miedo puede darse en diferentes formas y manifestaciones. Por ejemplo, el ser humano puede experimentar miedo a la muerte, a la soledad, al rechazo de la persona amada, también es posible sentir temor ante el fracaso o el éxito, tener pánico a perder el empleo… En definitiva, el miedo es ese fantasma que va cortando tus alas y tu libertad a lo largo del día en la medida en que le das espacio en tu vida. A través de la debilidad se abre la puerta del temor, por ello, debes fortalecerte y saber que a pesar de lo que sientes puedes mostrar tu valentía en la acción.

Además, el miedo también puede darse en diferentes grados y matices. Por ejemplo, el pánico es de tal intensidad que puede llegar a paralizarte y a bloquearte por momentos. En el lado positivo de esta emoción cabe destacar que gracias al miedo una persona lucha también por su supervivencia y se protege de los peligros. Pero el error está en ver peligros donde no los hay. Es decir, una cosa es ser prudente y otra muy diferente ser una persona miedosa que no puede ir más allá de su mapa mental.
Seguir leyendo

Cómo controlar el miedo
El miedo es una de esas emociones que puede llegar a paralizar la mente humana cuando se da en un grado muy intenso. Pero además, cuando te dejas atrapar por el miedo observas la realidad desde el prisma de la negatividad, crees que todo es oscuro y que estás en un peligro constante. Peligros que no están en la vida sino en tu cabeza y en tu corazón. Es difícil moderar el miedo, sencillamente, porque la mente humana a veces, es libre y viaja hasta lugares insospechados sin que nos demos cuenta.

Dentro de las propias estaciones del año, algunas invitan más que otras a la esperanza. La primavera por ejemplo, representa el renacer de los sentidos, las relaciones sociales son muy intensas durante esas fechas, por el contrario, en otoño y en invierno la soledad es mayor por el efecto de las bajas temperaturas y que los días son más cortos.
Seguir leyendo