Terapia de exposición para curar las fobias
Todos tenemos alguna fobia, y la mayoría de nosotros podemos convivir con ellas sin que ello afecte demasiado a nuestra vida cotidiana ni necesitemos de un trastorno para superarlo, como ocurre en el caso de la fobia a las arañas, a las serpientes, etc.

Sin embargo, existen fobias que nos impiden llevar una vida normal y que nos limitan mucho nuestra vida diaria, llegando incluso a restarnos calidad de vida o a impedirnos que nos desarrollemos plenamente como personas, como ocurre en el caso de la agorafobia (fobia a los espacios abiertos) o fobia social, entre otras. En estos sí será necesario que nos sometamos a un tratamiento para liberarnos de la fobia o, aunque no lo logremos totalmente, para poder convivir con ella.
Seguir leyendo