Tricotilomanía: Arrancarse el cabello
La tricotilomanía, definida así por el dermatólogo francés François Henri Hallopeau, se incluye dentro de los trastornos del control de impulsos y lleva a quien la sufre a arrancarse compulsivamente tanto el cabello como el vello de las distintas partes del cuerpo, que puede producir desde pequeñas pérdidas del mismo hasta una calvicie severa si el comportamiento es muy obsesivo.

Como ocurre en otros trastornos similares, como piromanía, onicofagia, cleptomanía o ludopatía, el paciente sufre una gran tensión, que sólo logra mitigar mediante el acto de arrancarse el cabello, y una vez lo ha hecho, siente un gran alivio y desaparece la ansiedad. Por ello existen algunos autores que la incluye dentro de los trastornos obsesivo-compulsivos. Aunque los efectos de la conducta sean visibles, el paciente niega siempre tener tal hábito.
Seguir leyendo