¿Cuál es tu verdadero yo?
Existe una pregunta que no es nada fácil de responder: ¿Quién eres? Con frecuencia detrás de esta pregunta siempre existe una respuesta en quien la escucha. La tendencia a decir su nombre y apellidos de forma autómatica como una carta de presentación perfecta. Sin embargo, detrás del yo y del ser existen realidades mucho más complejas. Realidades que en última instancia, sólo tú puedes conocer en tanto que nadie puede ir más allá de los límites de tu conciencia, tus deseos, sueños, libertad e inconsciente.

Por ello, hoy te animo a descubrir tu verdadero yo. Sin tener miedo de la verdad que descubras en ti. A veces, dicho temor puede surgir porque se tiene la sensación de poder defraudar las expectativas de los padres. Así sucede, por ejemplo, cuando un joven no se atreve a exteriorizar sus deseos a la hora de estudiar una carrera ya que sabe que los padres aspiran a que continúe con el negocio familiar.
Seguir leyendo

Atrévete a decir sí
Sí es una palabra afirmativa, breve y sencilla. Sin embargo, tiene una fuerza increíble. Esa fuerza, además, es la que surge de vivir conectado con la novedad, con la capacidad de arriesgar, con las ganas de apostar por nuevos caminos… La vida es mucho mejor cuando te animas a intentar algo asumiendo que puede que no salga como deseas, que no cuando vives estancado en el no, por temor al fracaso. Es decir, muchas personas se cierran puertas constantemente en vez de abrirlas.

Viven con pánico ante la sensación de perder la seguridad. La realidad es que en la vida es bueno hacer cosas nuevas, poder conocer gente diferente, tener metas más elevadas, vivir con la sensación de que las cosas pueden cambiar… ¿Qué se debe hacer para dar el paso del no al sí?
Seguir leyendo

No siempre se debe decir la verdad
La verdad es un término positivo que está conectado con la honestidad, la sinceridad, la autenticidad… Es decir, se trata de una cualidad que también es inherente a una relación de amistad profunda y verdadera. También es propia de un nexo de amor. Sin embargo… ¿Tiene límites la sinceridad? ¿Debes ser un libro abierto con todos aquellos que te rodean? La respuesta es evidente: debes proteger tu intimidad y ello implica compartir tus vivencias, tus valores, creencias y todo aquello que para ti es importante con quien tú quieras.

En la vida, cada persona tiene su carácter y la realidad es que también existe gente indiscreta y curiosa que pregunta lo que no debe. Como se dice coloquialmente, se meten donde no se les ha llamado. Por tanto, en este caso, es esencial saber diferenciar cuándo debes abrir tu corazón y cuándo debes mantenerlo oculto ante los demás. De lo contrario, pueden hacerte mucho daño. Imagina cómo te sentirías en caso de contar un secreto a alguien que luego lo va a aireando sin ningún tipo de pudor.
Seguir leyendo

Sinceridad y verdad van de la mano
La sinceridad te aporta un grado de libertad interior que es extremo y te hace muy feliz en tanto que eres capaz de mostrarte tal y como eres delante de los demás, y también, contigo mismo. De hecho, la felicidad de un ser humano se muestra en parte porque es capaz de mostrarse del mismo modo cuando está acompañado o en soledad, es decir, no se deja llevar por una dualidad extrema. La sinceridad y la verdad van de la mano.

Son términos que de una forma metafórica te conectan con la luz que necesita tu alma para poder brillar en un estado de felicidad elevado. Piensa por ejemplo, en la tristeza de llevar una doble vida en donde el sujeto tiene que andar ocultando y escondiendo partes de sí mismo dependiendo del ámbito en el que se encuentre. Lo cierto es que vivir a escondidas no tiene nada de emocionante, otro tema muy distinto, es que la intimidad implica mantener para uno mismo valores, vivencias y recuerdos que tienen un valor inmenso y que forman parte de la intimidad. Algunos de esos momentos, se comparten en un grado de sinceridad extremo con personas de máxima confianza a las que se quiere de verdad.
Seguir leyendo

Decir la verdad aunque duela
Decir la verdad aunque duela es mejor que las mentiras disfrazadas que hacen sentir a la otra persona tonta consigo misma. Sencillamente, porque es fácil tener la intuición de que te están ocultando algo o engañando. En el día a día, la sinceridad es un valor en alza que te hará fomentar las relaciones sociales de calidad. Además, merece la pena que digas las cosas pronto antes que ir acumulando y guardando rencor en tu interior, porque en ese caso, el día menos pensado explotarás ante el otro con toda tu ira interna.

Atrévete a decirle a una persona que te ha dolido algo o que no te ha parecido bien su comportamiento. Hazlo por ti mismo, sin esperar nada del otro, es decir, no te centres en cómo puede actuar el otro o en qué pensará. Si te valora sabrá demostrártelo y si no, te darás cuenta muy pronto de que deberás dedicar tu tiempo a otras personas que lo aprecien más. Hay algo muy importante desde un punto de vista emocional, y es que debes sentirte libre para cambiar tu opinión respecto a las personas que te rodean más allá del tiempo que haga que las conozcas (pero especialmente, en caso de que les conozcas desde hace poco tiempo).
Seguir leyendo

¿Qué es un presentimiento?
Uno de los ámbitos más misteriosos del ser humano remite al terreno mental y al ámbito de la conciencia. La realidad es que por más que quiera una persona, no puede acceder al interior ni a la conciencia de otra. Es decir, cada uno es libre de su verdad interior y de aquello que quiere compartir o no con los demás y en qué medida quiere hacerlo. Pues bien, el pensamiento remite a diferentes realidades: por ejemplo, al ámbito de la verdad y de la certeza. Pero también, a otro tipo de pensamientos que no tienen un nivel de certeza tan elevado y que, sin embargo, están basados en una intuición que va más allá de lo racional y de la lógica.

Los presentimientos, a veces, asustan, especialmente, cuando anuncian la llegada de algo malo. Sin embargo, la realidad muestra que en muchas ocasiones, muchos de estos presentimientos no se cumplen. Pero hay momentos en los que crees que algo que soñaste ya lo habías vivido en la realidad, o de pronto, tienes una corazonada muy fuerte que te resulta inexplicable. Es difícil definir qué sucede pero así es.
Seguir leyendo