¿Vives o existes?
¿Vives o existes? Vivir y existir parecen dos términos semejantes, sin embargo, tienen grandes diferencias. Todo aquel que vive, también existe. Sin embargo, no se puede decir que por el simple hecho de existir, se viva en letras mayúsculas el presente, se aproveche el tiempo y alguien, sea feliz. ¿Vives o existes?
Seguir leyendo

Cómo recuperar las ganas de vivir
Existen diferentes momentos de la vida en los que uno puede tener la sensación de estar agotado emocionalmente. En medio del cansancio mental, es muy difícil ver una luz firme al final del túnel. ¿Cómo puedes recuperar las ganas de vivir después de una tragedia?
Seguir leyendo

Inteligencia emocional para vivir mejor
La Inteligencia Emocional te permite conectar mucho mejor contigo mismo, es decir, te permite tomar conciencia de la riqueza emocional que define a un ser humano. En el plano positivo, cualquier persona puede sentirse plena en la rutina diaria al compás de la alegría, la satisfacción, la motivación, la esperanza, el gozo, la ilusión, la amistad, el amor… Por supuesto, la Inteligencia Emocional puede aplicarse a la propia rutina diaria, por tanto, puede ayudarte a vivir mejor y a sentirte bien contigo mismo. ¿Cómo lograr este objetivo?
Seguir leyendo

Motivación para vivir mejor
La motivación es un término muy ligado al ámbito laboral o académico. De hecho, en ocasiones, estar desmotivado puede ser una causa de fracaso en los estudios o en el trabajo. Sin embargo, en la rutina diaria de la propia vida, la motivación se convierte en un motor fundamental para empezar el día con energía, para cuidar de uno mismo, para apostar por la felicidad, mejorar la relación de pareja, cuidar más y mejor de los amigos…

La motivación es como una ilusión que te conecta con la vida. Por supuesto, para estar motivado es importante aprender a valorar lo positivo y restar importancia a lo negativo. De lo contrario, la voluntad se rinde antes de tiempo.
Seguir leyendo

¿Por qué la mente se adelanta al futuro?
¿Por qué la mente se adelanta al futuro? El futuro es esa ventana abierta de la imaginación en la que todo es posible de alcanzar. Es decir, es ese espacio para soñar y huir, en muchas ocasiones, de las preocupaciones presentes de la vida cotidiana. Visto en positivo, el futuro es fantástico ya que soñar y tener confianza también aporta una ilusión en el presente.

Por tanto, desde este punto de vista no es malo vivir el futuro, aunque eso sí, con un equilibrio. Sin embargo, también existe otro lado de la moneda. Y es ese que se muestra en la antelación obsesiva del mañana, cuando alguien se preocupa por cosas que no sabe si sucederán en realidad o tiene demasiado miedo. El miedo paraliza, por ello, resta capacidad de vivir el presente.
Seguir leyendo

Vivir un otoño en plenitud
Es bueno sentir y disfrutar el paso de las estaciones porque en cierto modo, el alma también se va renovando a través del paso de las hojas del calendario. Por ejemplo, cuando pasamos del frío del invierno al sol de la primavera, experimentamos la sensación de la vida en estado puro, disfrutamos estando con los demás, incluso, la ropa se llena de color y vitalidad. Pues bien, tras dejar atrás el verano y dar la bienvenida al otoño, en cierto modo, se produce el efecto contrario. El ser humano se repliega sobre sí mismo para centrarse en planes más tranquilos, estar más tiempo en casa y disfrutar de los proyectos profesionales. Es evidente que durante el verano, el ocio ocupa la mayor parte de las horas del día.

Pero el otoño es una época fantástica para vivir y disfrutar en plenitud como tú te mereces. De hecho, merece la pena que pienses en algún proyecto interesante que te gustaría llevar a cabo a lo largo de estos meses. La agenda cultural de las ciudades durante el otoño es muy intensa. Del mismo modo, también puedes hacer cursos o formarte en algún área que te interese. Hoy día, existen cursos de temáticas variadas: baile, cocina, pintura, psicología, inteligencia emocional, cine, historia… ¿Qué opción prefieres tú?
Seguir leyendo

Vive tu vida y no la de los demás
Vive tu vida porque eres una persona única e irrepetible, es decir, tienes unas cualidades que te hacen ser diferente a todos los demás. Pero además, tienes unos ideales que deben ser tu referente de acción en tu día a día para ser coherente entre aquello que piensas y aquello que dices. Algunas personas no viven su vida cuando se dejan llevar por el qué dirán. Una presión que todavía sigue muy vigente en los publos pequeños en donde todos los vecinos se conocen y en donde a veces, el rumor se convierte en una forma de entretenimiento y de pasatiempo. Sin embargo, los rumores hacen daño, por tanto, deben evitarse.

En otras ocasiones, algunos jóvenes también se sienten muy presionados ante las expectativas que sus padres depositaron en ellos. Algo que puede suceder en el terreno personal, por ejemplo, cuando tu padre no acepta a tu pareja, o también, en el terreno profesional, cuando una madre aspira a que su hijo estudie derecho, simplemente, por tradición familiar. Es bueno escuchar los consejos de los demás, especialmente, cuando proceden de personas cercanas que te aprecian. Sin embargo, la última palabra sobre qué es lo que quieres hacer con tu vida es tuya.
Seguir leyendo

Toma la iniciativa para vivir como protagonista
Tomar la iniciativa en todos los ámbitos de la vida muestra que te sientes el protagonista único e irrepetible de tu propia historia. Es decir, quieres hacer un uso adecuado del tiempo para vivir tus sueños y convertirlos en realidad. Los cuentos tienen poco que ver con la realidad, es decir, nadie vendrá con una barita mágica a concederte tu mayor tesoro, sino que tienes que ser tú mismo, quien trabaje su suerte y apueste por nuevos retos.

Merece la pena tomar la iniciativa en el plano personal a la hora de conocer gente nueva. Pero también, tienes que proponer planes e ideas para compartir con tus amigos de siempre. Ten iniciativa incluso para disfrutar del ocio con autonomía, es decir, anímate a ir al cine a ver la película que te gusta, entra a una cafetería a merendar tu merienda favorita, visita un museo, haz una excursión… No vivas a merced de los demás, es decir, no vivas a la espera de ver si habrá alguien que podrá acompañarte o no.
Seguir leyendo