¿Te muestras tal y como eres?
Existe algo fundamental en la vida en relación con la felicidad y es que tengas la capacidad de mostrarte tal y como eres incluso en las circunstancias más adversas. La vida es una aventura difícil de sobrellevar cuando se vive conectado con la tristeza y con el pensamiento negativo. Pero así sucede cuando no te muestras tal y como eres, cuando tienes miedo de defraudar a alguien o de no ser aceptado por decir tu opinión.

De hecho, la libertad se muestra en tener la autenticidad de vivir conectado con la verdad interior. ¿Cuándo cuesta más ser uno mismo? Cuando te encuentras con personas a las que quieres impresionar y agradar al cien por cien. En ese caso, corres el peligro de traicionarte a ti mismo por querer quedar bien con los demás. Por otra parte, aquellas personas que tienen una relación difícil con su madre o con su padre también pueden no ser del todo auténticas en su relación familiar.

Ser uno mismo a veces, es más difícil que no serlo aunque parezca una contradicción. Sin embargo, el resultado que se deriva de este hecho es mucho más positivo. Tienes más alegría, más ganas de vivir, las relaciones personales son más auténticas, te sientes libre para buscar el verdadero camino en tu vida, eres más consciente del valor que tiene el presente y de lo importante que es vivir con el corazón despierto al mundo.

En el ámbito laboral, muchas personas tienen dificultades para mostrarse tal y como son delante de su jefe. Sin embargo, incluso del jefe puedes ser tú mismo cuando aprendes a sentirte orgulloso por ser quien eres. ¿Te muestras tal y como eres en la rutina diaria? Aprende a tener la fuerza de ser tú mismo porque eres una persona valiosa que merece ser feliz.