Técnicas de control emocional
Si estamos estresados o preocupados, son muchas las ocasiones a lo largo del día en las que sentimos que la ansiedad nos ahoga. Sentimos que nos falta la respiración y cómo parece que todo se descontrola a nuestro alrededor. Nuestro corazón se dispara y comenzamos a hiperventilar, anticipando un ataque de ansiedad o de pánico.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Existen una serie de técnicas, denominadas de control emocional, que nos ayudan a recuperar el control de nuestras emociones. Algunas de ellas son:

– Pensamiento positivo: Esta técnica necesita un poco de práctica para ser dominada, pero es una de las más eficaces a la hora de lidiar con situaciones que nos causan problemas.

En primer lugar deberemos identificar todos los pensamientos negativos que nos hagan sentirnos ansiosos o asustados. Una vez los hayamos identificado, debes comenzar a sustituirlos por otros más positivos. Cada vez que aparezca un pensamiento negativo, lo cambiamos, logrando así tranquilizarnos.

– Visualización de colores: Siéntate o échate cómodamente, cierra los ojos y relájate. A continuación, visualiza mentalmente un punto del color que desees y visualiza como se acerca desde un metro de distancia hacia la frente y se aleja de nuevo. La concentración que requiere este ejercicio te permitirá reducir la ansiedad y relajarte.

– Ensayo mental: Esta técnica puedes utilizarla cuando tengas que enfrentarte a situaciones en las que no te sientas seguro como antes de hablar en público o de decirle algo a la persona que te gusta. Visualiza como la situación que temes se desarrolla sin problema, al tiempo que te sientes seguro y relajado. Planea lo que vas a decir y lo que quieres hacer, repitiendo la situación en tu cabeza hasta que te sientas más seguro. Esta sensación te dará más confianza en ti mismo cuando llegue el momento de enfrentarte a la situación.