Técnicas de relajación para adolescentes
La adolescencia es una época de grandes cambios, tanto a nivel físico como emocional, lo que hace que muchos adolescentes muestren un alto grado de ansiedad y de irritabilidad tanto en las relaciones familiares, como con los amigos o en los centros educativos que muchas veces hace que el trato con ellos sea realmente complicado.

Para evitar llegar a estas situaciones, los adolescentes pueden poner en práctica unas sencillas técnicas de relajación específicamente diseñadas para ellos para poder reducir la ansiedad y así evitar las explosiones emocionales, tan habituales en ellos, además de poder controlar los nervios en circunstancias que les resulten estresantes.

– Respiración: Se comienza inspirando muy lentamente, dejando que el aire penetre por los pulmones hasta el abdomen. Mientras inspiramos, notamos cómo éste se hincha, para que la respiración sea lo más relajante posible, imaginándonos que es un globo que se hincha. Después, lentamente también, expiramos, imaginando cómo ese globo se va deshinchando. Repetimos esta respiración y visualización varias veces hasta que nos notemos relajados.

– Prestando atención: Nos sentamos en un silla en la que nos encontremos cómodos, con los pies apoyados en el suelo y las manos sobre las rodillas. Cerramos los ojos y nos concentramos en todos los sonidos que escuchemos: una puerta que se abre, los pasos del vecino, un perro ladrando… después nos concentramos en nosotros mismos, en los sonidos que hacemos nosotros, al respirar, al movernos levemente… después volvemos a concentrarnos en los sonidos externos y abrimos los ojos, mientras estiramos los brazos hacia delante.

– La relajación de Jacobson también es un método de relajación que podemos practicar con adolescentes, ya sea de forma individual o en grupo. Para ello, dejaremos que se sienten o se tumben e iremos indicando la secuencia del ejercicio hasta lograr la relajación completa.