Técnicas para aumentar tu autoconfianza
Si observas cualquier grupo de personas, te resultará muy sencillo determinar quienes confían en sí mismos y quiénes no. Los primeros tienen una postura corporal asertiva, hablan de sus logros y sus fracasos de forma equilibrada, tienen altas habilidades sociales y es fácil ver que están satisfechos con ellos mismos. Quienes carecen de esta autoconfianza suelen tener una postura corporal más hundida, hablan en un tono bajo, se critican constantemente por sus errores y son muy indecisos, porque siempre que actúan tienen miedo a equivocarse.

Lograr esta autoconfianza no es sencillo. Si hemos tenido la suerte de ser valorados cuando éramos niños y de que nuestros padres nos permitieran equivocarnos y acertar para así confiar en nuestras posibilidades, cuando somos adultos la autoconfianza es algo natural en nosotros. Si no hemos tenido esa suerte y no hemos aprendido, será cuando seamos adultos cuando debamos desarrollar dicha autoconfianza.

Para lograrlo puedes llevar a cabo una serie de técnicas que te permitirán aumentarla:

– Establece metas que puedes lograr. No importa que parezcan pequeñas, porque cada logro te dará confianza para intentar algo mayor. Establécelas a corto y largo plazo, y felicítate y prémiate por lo que consigas sin creer que es cuestión de suerte, sino porque tú lo has intentado y lo has conseguido.

– No evites responsabilidades por temor a que algo salga mal. Si algo no sale como habías previsto, utiliza el error para aprender y conseguirlo al momento siguiente.

– Olvídate de hacer tus tareas perfectamente. Nadie espera que seas perfecto, salvo tú. Eso no significa que no intentes mejorar, pero sin obsesionarte con ello.

– Has una lista de las situaciones y momentos en los que sientes que tu autoconfianza disminuye. Después, relajadamente, visualiza una a una viéndote a ti mismo salir airoso de dicha situación.

– Reserva tiempo para ti. Te lo mereces.