Técnicas para mejorar la asertividad: el disco rayado
Para hacer valer nuestros derechos, aprender a decir no y a defendernos cuando alguien nos ataca verbalmente es necesario ser asertivo. Sin embargo, la asertividad es una cualidad con la que no nacemos, sino que debemos aprenderla. Si hemos crecido en un entorno asertivo, nos resultará muy fácil, pero si no es así, deberemos poner en práctica una serie de técnicas que nos ayudarán a lograrla poco a poco y con práctica.

Una de estas técnicas es de la denominada el disco rallado, que resulta especialmente útil cuando queremos defender nuestro derecho a tomar nuestras propias decisiones y a no dejar que nos manipulen por el sentimiento de culpa o los chantajes emocionales.

Repetición

Al igual que ocurre cuando se raya un disco, esta técnica consiste en repetir tu argumento hasta que logres tu objetivo de defender tus derechos, a lograr no hacer aquello que no quieres hacer porque no puedes, no te apetece, es abusivo, injusto, etc.

Imagínate que una amiga te pide que vayas con ella de compras, pero tú tienes un montón de trabajo que sacar adelante y, si vas, te supondrá tener que quedarte hasta muy tarde. Un ejemplo:

– ¿Te vienes de compras? He visto que hay rebajas en el centro comercial y podríamos pasar una tarde divertida.

– No, tengo mucho trabajo hoy.

Cuando tu amiga te lo propone la primera vez, puedes, explicarle tus razones. Si tu amiga sigue insistiendo, a cada argumento que te dé deberás responder “No, tengo mucho trabajo” o una frase similar.

Naturalidad

Técnicas para mejorar la asertividad: el disco rayado
Debes repetir la frase en un tono tranquilo y a la vez firme, de forma que la otra persona sepa que no vas a cambiar de opinión. También es importante no ir elevando el tono de voz cada vez que respondemos, hasta terminar enfadados. Lo que queremos es ser asertivos, no agresivos ni dañar al otro, porque no debemos olvidar que la asertividad se basa en respetar los derechos del otro igual que queremos que respeten los nuestros.