Técnicas para vivir el presente
Pasado, presente y futuro. Ayer, hoy y mañana. Términos que muestran las diferentes dimensiones de la vida desde una perspectiva temporal. Lo que sucedió hace tiempo queda fijado en la memoria. Lo que esperamos que suceda dentro de unos meses, no es más que un deseo realizado en forma de hipótesis. Por tanto, la vida adquiere su máximo grado de realidad a través del hoy en el que confluyen todos tus sentidos, tu mente y tu corazón hacia un mismo rumbo.

Puedes utilizar diferentes técnicas para vivir el ahora y ser feliz. En primer lugar, evita tener conversaciones que te hagan centrarte en lo que sucedió hace cinco años o en lo que pasará después de una década. Disfruta de lo que tienes, por tanto, centra tu realidad en todo aquello que ya conoces porque es presente. Del mismo modo, es bueno que realices actividades a lo largo del día que te hagan aprovecharlo de verdad. Veinticuatro horas dan para mucho aunque a veces, parezca que no. Por ello, apaga la televisión y ve a dar un paseo para disfrutar de la belleza del paisaje otoñal en este caso, o primaveral, cuando llegue el momento.

Márcate objetivos a corto plazo que debes cumplir. La vida sin objetivos es aburrida, monótona pero además, te estancas y no te ayuda a crecer. En la medida en que tienes unas metas hacia las que llegar te esfuerzas, y además, una vez que las has alcanzado te sientes motivado de verdad, experimentas ilusión y satisfacción.

La vida tiene grandes misterios que no se pueden evitar. Uno de ellos, es la muerte. Si quieres profundizar sobre esta cuestión te invito a adentrarte en el pensamiento de Sartre o de Unamuno. La angustia de pensar en el después puede impedir al ser humano valorar la vida.