Técnicas y estrategias de personas manipuladoras
La manipulación emocional puede producirse en el contexto de una relación de pareja o amistad tóxica en la que una asume el rol de poder y dominio sobre la otra. Es importante identificar esas actitudes que van en contra de la libertad personal para aprender a marcar límites. ¿Qué actitudes muestran una manipulación emocional?

Establecer condiciones constantemente

Las personas manipuladoras tienden a establecer condiciones constantemente. Una de las condiciones que suelen poner a la víctima: “Si yo te importase lo suficiente, harías lo que te pido”. Querer a una persona ya sea en el plano de la pareja o de la amistad no implica agradarle constantemente y a cualquier precio ya que nadie puede cubrir las necesidades y expectativas de otro. La verdadera felicidad se vive en primera persona.

El castigo emocional

Las personas manipuladoras también pueden someter a castigo emocional a su víctima. Por ejemplo, pueden castigar con su indiferencia a la otra persona y no responder a sus llamadas y mensajes al punto de hacerle sentir que es alguien invisible. Este tipo de actitud se considera una manipulación cuando la otra persona no es consciente de haber hecho nada que pueda haber herido los sentimientos del otro y, sin embargo, se siente culpable.

Las mentiras

En el contexto de la comunicación interpersonal, una forma de manipulación posible es la mentira como un modo de construir una realidad paralela y disfrazar determinadas actitudes de acuerdo a los propios intereses. En este caso, cuando has detectado mentiras frecuentes en una relación, analiza esta actitud como una forma de manipulación.

Técnicas y estrategias de personas manipuladoras

El rol de víctima

El chantaje emocional puede potenciarse a través de la utilización negativa de distintos sentimientos. Por ejemplo, a través del miedo. Pero también, a través de la lástima. Quien adopta el rol de víctima ante otra persona está manipulando a ésta a través del sentimiento de pena. Por ejemplo, una persona puede hacerte sentir responsable de no poder hacer algo en el caso de que tú no le acompañes.