Tener acercamientos personales en Navidad
La Navidad es una época positiva a nivel emocional porque propicia los acercamientos personales a través de actos tan sencillos como desear unas felices fiestas a alguien o un próspero año nuevo. Este clima de apertura que reina en la recta final de año, es un buen trampolín en las relaciones personales para empezar de nuevo, dejar atrás posibles conflictos y tender de nuevo una mano amiga al otro. Por supuesto, es importante hacer las cosas bien, y no caer en la superficialidad de escribir a otra persona con la que tienes un conflicto, como si no pasara nada. Tómate la molestia de escribirle en un tono más personal, un correo electrónico en el que puedas expresar todo lo que quieres decir. No es necesario decir mucho, de hecho, para iniciar un acercamiento personal lo mejor es simplificar el mensaje lo máximo posible para dar valor a lo esencial.

Muestra cariño hacia esa persona porque al final, el cariño es la fórmula que cura de verdad todas las heridas y cubre esas carencias que en ocasiones, dejan un poso negativo en las relaciones interpersonales. En Navidad salen a la luz muchos conflictos que permanecen dormidos a lo largo del año al no convivir tanto con la familia en otros momentos, sin embargo, también sucede que la Navidad es una época de rencuentros y reconciliaciones donde poder encontrar de nuevo un nexo de unión con una persona de la que te has distanciado por las circunstancias que sean.

Existen reconciliaciones deseadas, que nunca se producen por el orgullo de ver quién da el primer paso, pero en realidad, dar ese primer paso te hace mejor persona, con más empatía, mayor grado de compromiso, y además, es un gesto de humildad pedir disculpas a través de un mensaje de Feliz Navidad.