Tener un amor incondicional
El amor incondicional es difícil de alcanzar no sólo en el ámbito de la pareja sino también, en el plano de la amistad. Se trata de ese tipo de afecto que se te ofrece sin ningún tipo de condición, sencillamente, porque la persona te quiere tal y como eres. De una forma desinteresada y generosa. Aquellos que han encontrado algún tipo de relación así en su vida, entonces, tienen un tesoro.

Sencillamente, porque una de las cosas que más valor tiene en conexión con la felicidad y con la vida plena es el cariño. El hecho de tener un apoyo fuerte en los momentos de dificultad, y también, alguien con quien compartir las alegrías. El amor incondicional surge de la aceptación, del hecho de poder tener a alguien cercano que está contigo en cualquier circunstancia. Y también, sabe perdonarte los errores.

Existe un amor que es plenamente incondicional. Aquel que sienten los padres por sus hijos. Sin duda, el hecho de dar la vida a un nuevo ser es algo que marca en positivo para siempre. De este modo, los padres tienen una actitud de protección hacia sus hijos más allá de la edad que tengan. Y la familia se convierte en un soporte emocional que aporta tranquilidad y también, estabilidad.

El amor incondicional es también aquel que debes sentir por ti mismo. Son pocas las personas que realmente tienen una conciencia clara de que es importante alimentar el cariño interior, saber que eres alguien especial, que tienes valor y puedes aportar muchas cosas buenas a los demás. De una forma equivocada, en ocasiones, se hace lo contrario, se alimenta el rencor a nivel interno cuando no se produce el perdón hacia uno mismo y se arrastra la sensación de culpa por errores del pasado durante muchos años. El mejor amor es el incondicional.