Terapia con constelaciones familiares
Se dice que en torno al 70% de los problemas psicológicos que nos afectan se generan en nuestra historia y relación familiar. Esto se debe a que el niño, al ser vulnerable y necesitar la protección y al cuidado de los adultos, adopta conductas adaptativas para sobrevivir que, cuando sea adulto, pueden dificultarle la vida en gran medida, provocándole un gran sufrimiento y trastornos como ansiedad, estrés o depresión.

La terapia de las constelaciones familiares saca a la luz estos comportamientos que el individuo desconoce porque actúan a nivel inconsciente y, una vez que los verifica, los corrige, logrando una existencia más feliz y plena.

Esta terapia se realiza utilizando una serie de personas que representan a los distintos miembros de la familia de la persona que se está sometiendo a la terapia para aclarar asuntos pendientes que tenga con ellos, delimitando su propia responsabilidad y encontrando su lugar dentro del sistema familiar.

De este modo, un niño que ha sido minusvalorado o maltratado por sus padres puede hacer frente a las personas que los representan (de otro modo no sería capaz de hacerlo) delimitando su responsabilidad con respecto al comportamiento de sus padres (desculpabilizándose del mismo) y valorando objetivamente su comportamiento y sus méritos. Muchas veces los niños maltratados acaban sintiéndose responsables de su propio maltrato, y con esta terapia pueden darse cuenta de que su forma de ser o sus acciones no eran la causa de dicho maltrato, sino que los responsables eran sus padres o familiares maltratadores.

El gran valor de esta terapia reside en su rapidez, ya que es posible que en una sola sesión salga a la luz y se resuelva el problema del paciente, beneficiándose no sólo él de este hecho, sino todo su sistema familiar que, de este modo, se reequilibra.